Última hora

Última hora

Francia aprueba la ley del matrimonio homosexual sumida en la polémica

Leyendo ahora:

Francia aprueba la ley del matrimonio homosexual sumida en la polémica

Tamaño de texto Aa Aa

Francia ya es el noveno país europeo que permite el matrimonio homosexual. También la adopción por parte de este colectivo.

La ley ha conseguido una holgada mayoría en la Asamblea Nacional, dominada por los socialistas, tras una votación acalorada como pocas.

331 votos a favor contra 225.

Gritos de “igualdad” entre los partidarios, en un parlamento convertido en un auténtico gallinero, haciendo honor al ruido de fondo político y ciudadano que siempre ha acompañado a esta ley, una de las 60 promesas electorales de François Hollande.

La oposición, que recurrirá ante el Constitucional, aplaudía una pancarta en la que se reclamaba un referéndum. Y el presidente del parlamento, Claude Bartolone, que este lunes, recibía una amenazadora carta mecanografiada que contenía pólvora, reclamaba la expulsión de los “exaltados enemigos de la democracia”, gritaba enervado.

“Estoy absolutamente seguro de que el texto aprobado”, decía Bruno Leroux, jefe de la bancada de los diputados socialistas, “no presenta riesgo alguno de inconstitucionalidad, tanto en el fondo como en la forma,. Ahora corresponde al Consejo decidirlo, pero voy a esperar con serenidad.”

A lo que Laurent Wauquiez, diputado de la oposición, replicaba:

“Aunque el gobierno haya aprobado el texto y puesto toda su energiá en hacerlo progresar lo más rápido posible, la inquietud no va a acabar aquí. Porque se trata de inquietudes muy profundas, relacionadas con el papel de la familia en nuestro país, con la reproducción asistida o los vientres de alquiler.”

Pero el via crucis del gobierno socialista no sólo ha sido político, con contínuas declaraciones salidas de tono por parte de sus detractores.

Aunque hoy la comunidad gay ha abierto las botellas de champán, las manifestaciones multidinarias de protesta, que no cesan, y los incidentes de tinte homófobo, han agitado a la sociedad francesa, cada vez más dividida.