Última hora

Última hora

Napolitano apuesta por el joven prodigio del PD para devolver la estabilidad a Italia

Leyendo ahora:

Napolitano apuesta por el joven prodigio del PD para devolver la estabilidad a Italia

Tamaño de texto Aa Aa

Devolver la estabilidad a Italia. Es el enorme reto que tiene por delante Enrico Letta, que ha llegado este miércoles al Palacio del Quirinal al volante de su propio coche, un monovolúmen con el que lleva a sus tres hijos al colegio.

A sus 46 años, el exvicesecretario general del Partido Demócrata que fue en su día el ministro más joven de la historia de la República italiana, podría convertirse también en el jefe de Ejecutivo más joven de la Europa continental.

Las elecciones generales de febrero, además de dar un resultado muy inestable a la política italiana, hicieron que su partido se tambalease por su incapacidad de encontrar aliados con los que formar un Gobierno fuerte para Italia en un momento crítico provocado por la crisis económica.

En aquellos momentos, Letta llamó a sus colegas a unir filas y a volver a ganarse la confianza de la población a base de trabajo y eficacia:

“La credibilidad en la política ha desaparecido a causa de los escándalos, de los problemas que hemos tenido en los últimos años. Actualmente, la credibilidad está supeditada a la calidad de las respuestas que sepamos aportar, porque hasta ahora esas respuestas no han sido lo suficientemente fuertes”

Pese a su juventud Letta tiene una gran experiencia política. Empezó su singladura en la vieja Democracia Cristiana y, en 1991, con 25 años, ya era presidente de las Juventudes Democristianas Europeas.

Con 32 años fue nombrado ministro de políticas europeas del primer Gobierno de Romano Prodi. Luego D’Alema le confió la cartera de Industria. En 2004, cuando aún no había llegado a los 40, fue elegido europarlamentario.

Letta comenzará de inmediato las consultas en la Cámara de los Diputados para recabar el apoyo necesario para gobernar. Excepto el movimiento Cinco Estrellas de Beppe Grillo y algunas pequeñas formaciones, los grandes partidos se muestran favorables a apoyar al nuevo Ejecutivo liderado por él.

Pero Letta ha dicho que no aceptará poner en pie un Ejecutivo a cualquier precio. Habrá condiciones porque, en sus propias palabras, “los italianos no pueden más con los jueguecitos de la política.”