Última hora

Última hora

Lineker desempolva el "al final siempre gana Alemania"

Leyendo ahora:

Lineker desempolva el "al final siempre gana Alemania"

Tamaño de texto Aa Aa

“El fútbol es un deporte simple: 22 hombres corren detrás de un balón durante 90 minutos y al final siempre gana Alemania”

El delantero inglés Gary Lineker ha esperado más de 20 años para desempolvar su célebre frase.

Tras los cuatro goles recibidos por el FC Barcelona el martes frente al Bayern de Munich y los otros cuatro en contra para el Real Madrid del miércoles frente al Borussia Dortmund en semifinales de la Liga de Campeones, el legendario futbolista ha considerado que era un buen momento para sacar del cajón su frase.

Lo ha hecho, con unas pequeñas adaptaciones, en su cuenta de Twitter:

Una predicción: la final [de la Liga de Campeones] será jugada por 22 hombres que patearán un balón durante 90 minutos y al final ganará Alemania

Humor inglés que habrá dejado frío a más de un aficionado español. Los rumores de que José Mourinho está preparando su marcha al Chelsea publicados por la prensa alemana dejan un ambiente de fin de ciclo, tanto en Barcelona como en Madrid.

El Santiago Bernabéu, talismán europeo del Real Madrid

El Real Madrid ha conseguido remontar tres veces desde 3 goles en contra en competiciones europeas.

En segunda ronda de la Copa de Europa de 1976 el Madrid se enfrentaba al Derby County inglés. Los españoles habían perdido 4-1 a domicilio pero consiguieron la victoria en Madrid terminando con un legendario gol de Carlos Alonso González “Santillana”.

En 1984 durante la Copa de la UEFA el Anderlecht metió un contundente 3-0 en las mallas del Real Madrid. Los merengues se tomaron una sangrienta revancha en el Santiago Bernabéu dejando el marcador en 6-1.

En la siguiente edición de la misma competición otro Borussia – el de Monchengladbach – machacó al Real Madrid con un 5-1 en casa.

Pero una vez más el conjunto blanco destrozó las quinielas imponiéndose con un 4-0 en el Bernabéu.

Así que siempre queda un asomo de esperanza. Y quizás Lineker tenga que guardar su ‘tuit’ una vez más en el cajón. O no.