Última hora

Última hora

El rey y la reina: Guillermo-Alejandro I y Máxima de Orange

Leyendo ahora:

El rey y la reina: Guillermo-Alejandro I y Máxima de Orange

Tamaño de texto Aa Aa

Un día histórico en Holanda y para el resto de monarquías europeas.
Guillermo-Alejandro y Máxima de Orange son los nuevos reyes de los Países Bajos, tras la abdicación de la ya princesa Beatriz oficializada en una ceremonia en el Palacio Real pocas horas antes.

Bajo la atenta mirada de su madre y antecesora en el cargo y de su hija mayor, su sucesora al trono la princesa Catalina-Amalia, el monarca más joven de Europa, de 46 años, estuvo arropado en la Iglesia Nueva de Amsterdan por sus 2.400 invitados.

Guillermo-Alejandro no se ciñió la corona pero sí prestó juramento en el mismo templo neogótico que desde hace seis siglos escenario de los actos más importantes de la familia real holandesa.

Primer varón en el trono holandés desde hace un siglo, el nuevo monarca fue investido rey los Países Bajos por los Estados Generales, 150 diputados y 75 senadores, que con la excepción de 16, le prometieron lealtad ante la Constitución.

La ausencia de su hermano, el príncipe Friso, en coma desde que el año pasado sufriera un terrible accidente de esquí en Austria, añadió emotividad a la jornada que comenzaba en el Palacio Real con la firma de abdicación por parte de la todavía reina Beatriz de Holanda, tras 33 años de reinado. Una emotiva ceremonia en la que los tres protagonistas dejaron ver su cercanía con miradas y sonrisas cómplices mientras en la céntrica explanada de Dam los holandeses que contemplaban la ceremonia en el exterior a través de pantallas
gigantes, gritaban vivas a los nuevos reyes vestidos de color naranja, símbolo de la dinastía Orange Nassau.

Junto al nuevo rey, su esposa, Máxima Zorreguieta, nacida en Buenos Aires se ha convertido hoy en la primera argentina que llega a ser reina consorte en un país europeo.

Al final de la jornada el séquito real se dirigió después al palacio de Amsterdam, donde los nuevos reyes de los Países Bajos ofrecieron una recepción a sus invitados de 18 casas reinantes del mundo, así como a autoridades jhnacionales, al cuerpo diplomático y otros dignatarios invitados.

ENTREVISTA

Conectamos con nuestro enviado especial a Amsterdam, Olaf Bruns. Dice que es un momento histórico, que se han vivido aquí momentos muy emotivos. Tiene a su lado al periodista holandés Max van Weezel, periodista de la publicación semanal Vrij Nederland.

Olaf Bruns, euronews:
¿Qué tipo de cambios se esperan con el nuevo rey?. ¿Cual va a ser su estilo y cual va a ser la forma en la que se muestre la familia real?

Max van Weezel, periodista:
“Creo que vamos a ver una monarquía con más comunicación, más contacto con la gente. La reina Beatriz ha sido una reina muy respetada, pero no muy popular, se la llamaba la reina de hielo, mantenía mucho las distancias con la gente y con los medios. Creo que vamos a ver un cambio radical en ese aspecto en este siglo XXI”.

euronews:
El papel político del monarca se ha reducido, ¿no le parece?

Max van Weezel:
“Así es, no conserva el poder que tenía antaño… el año pasado la reina quedó excluida de las negociaciones de un nuevo Gobierno que se llevaron a cabo en el Parlamento entre los políticos. El rey es todavía un miembro del Gobierno, rubrica todas las leyes y medidas, pero esto podría cambiar. Guillermo Alejandro ha dicho en su última intervención televisada que si el papel de la monarquía cambiaba, por decisión del Parlamento, para él no sería un problema. Es decir que podría terminar convirtiéndose en un maestro de ceremonias nacional, sin tener un papel realmente relevante”.

euronews:
El rey es un símbolo fuerte. Holanda parecía un país dividido durante la última década, ha habido un duro debate sobre la Unión Europea, en cuanto a la inmigración, y sobre algo importante aquí: la tolerancia. ¿El rey tiene la capacidad de superar esos obstáculos, ahora que es un símbolo fuerte?

Max van Weezel:
“El problema en estos ultimos diez años es que la monarquía se ha posicionado en favor de la cooperación europea, en temas medioambientales, en la ayuda al desarrollo, en la ayuda al tercer mundo… muchos políticos son contrarios, entonces la gran pregunta es si Guillermo Alejandro va a atreverse a imponerse y va a conseguir dar su propia opinión en asuntos de política internacional de Holanda. Y para esa pregunta aún no hay respuesta”.

euronews:
¿Cómo lo va a hacer si no tiene relevancia política?

Max van Weezel:
“Tiene de todas formas un papel moral fuerte frente a la sociedad. Por ejemplo. Beatriz en una entrevista que dio el año pasado se pronunció sobre muchos asuntos, sobre Europa, y aunque a muchos políticos no les gustara, lo hizo. Espero que el nuevo rey también lo haga”.

euronews:
Las Familias Reales de toda Europa tienen que enfrentarse a los escándalos. ¿Cómo se ve a la familia real holandesa?

Max van Weezel:
“Es muy amada, la mayor parte de la sociedad apoya la monarquía, un sistema monárquico un poco a la francesa, porque en realidad somos una especie de república con corona. Por ejemplo, la nueva pareja real quería comprarse una casa en Mozambique ubicada cerca de otras de millonarios y gente de la jet set y el Parlamento y el Gobierno abrieron un debate sobre ello. Ha habido un debate para pedir una mayor transparencia en su asignación, los impuestos, incluso sobre los viajes que hacen y los aviones que utilizan. Los políticos quieren una mayor sobriedad por parte de la familia real holandesa, respecto a los dos últimos siglos”.

euronews:
¿Es una monarquía bajo control parlamentario?

Max van Weezel:
“Sí, se puede decir eso. Es un una república con una corona. O una monarquía sometida a controlo estricto parlamentario. El poder reside en el Parlamento y no en la reina o el rey”.

euronews:
En otras monarqías europeas como en España, por ejemplo, la idea de la república tiene cada vez más seguidores. ¿Hay alguna tendencia republicana en Holanda?

Max van Weezel:
“No, para nada. La mayor parte de la gente que conozco y la izquierda no sostienen de verdad a la monarquía, creen que es una cosa anticuada, pero sí apoyan esta monarquia: la dinastía de Orange. Mientras la dinastía de Orange siga apoyando un sistema democrático, seguirá siendo querida por nuestra sociedad, y no tendrá mayores problemas”.

euronews:
Holanda es un país igualitario, pero al mismo tiempo tiene una monarquía. ¿No es contradictorio?

Max van Weezel:
“Sí, que haya una reina que pasa el trono al hijo que será automáticamente rey, es una idea retrógrada, que viene del siglo XIX. Si hubiera que instaurarla ahora de cero no se podría, pero por su papel histórico, su lucha valiente contra el nazismo, la monarquía ha tenido un papel fundamental… y mientras pueda adaptarse a las circunstancias actuales, creo que puede sobrevivir”.

euronews:
Por primera vez un rey después tantos años con reinas. ¿Se verá como algo extraño?

Max van Weezel:
“Sí, pero también tenemos una reina, porque Máxima será reina consorte. Tendremos que acostrumbrarnos a dos adultos que van a trabajar juntos, como pareja que trabajará unida. Veremos a Máxima en los viajes, en las entrevistas. Efectivamente es un cambio pero no tan grande”.