Última hora

Última hora

La heroica madridista se derrumba ante la juventud descarada del Borussia Dortmund

Leyendo ahora:

La heroica madridista se derrumba ante la juventud descarada del Borussia Dortmund

Tamaño de texto Aa Aa

El poderío alemán, la ‘alta tecnología’ del fútbol del Borussia Dortmund, su juventud descarada y hambrienta acabaron con el ‘Espíritu de Juanito’, ése al que se aferra el madridismo cuando las cosas se tuercen. Pero con eso, esta vez, no fue suficiente para acceder a la final de la Liga de Campeones. El 4-1 de la ida pesó más que el empuje blanco, y la balanza se decantó del lado germano, a pesar de la invitación a la heroica de los de Mourinho en los últimos diez minutos con los goles de Benzema y Sergio Ramos.

El comienzo del Real Madrid fue espectacular, como espoleado por todo lo que se ha movido en torno al partido durante los últimos días. Los blancos arrollaban con sus llegadas e Higuaín tuvo la primera gran ocasión a los pocos minutos. El Borussia se veía desbordado por las penetraciones de Di María por el costado derecho y las apariciones entre líneas de Özil. Este tuvo la segunda gran oportunidad en un mano a mano ante el guardameta germano que no supo resolver. La afición se desesperaba al tiempo que se ilusionaba. Apareció después Cristiano Ronaldo para protagonizar otra clarísima oportunidad en un balón a la espalda de la zaga. El remate del luso en tijera se topó con el cuerpo afortunado de Weidenfeller. En apenas 20 minutos los blancos habían hecho más que en los 90 de Dortmund.

Pero ese esfuerzo inicial pasó factura y comenzaron las lagunas. El equipo se hizo más largo y el Dortmund encontró su sitio, poco a poco. Aunque sus llegadas al área de Diego López fueron tímidas, al menos se quitaron de encima el implacable golpeo inicial de los blancos. El marcador, al descanso, reflejaba un desesperanzador 0-0.

El comienzo de la segunda mitad del Real Madrid quiso parecerse al de la primera, pero el factor sorpresa se había desvanecido e incluso Lewandowski, quién si no, estuvo a punto de dar la puntilla, pero estrelló el balón en el travesaño.

Los blancos mantenían el dominio del esférico, pero era infructuoso. El Borussia, bien pertrechado en su mitad del campo, parecía hasta cómodo. Y así, los minutos pasaron. Ni siquiera la aparición desde el banquillo de Benzema o Kaká reactivó el sueño blanco, al menos en los minutos siguientes. Gundogan fue esta vez quien tuvo la oportunidad de medir la confianza de Diego López y el gallego respondió con una excelente intervención a los sesenta minutos. La insistencia blanca encontró su momento en el tramo final. Benzema, más acertado en solo unos minutos que Higuaín en el resto del partido, puso el 1-0 en el minuto 82. Aún parecía lejano, pero el tanto de Ramos en el 87 hizo que el Bernabéu se calentara hasta el punto de ebullición. Sin embargo, los blancos se quedaron sin tiempo y el pitido final del colegiado templó los ánimos.

Sobre el césped del Bernabéu, los de Klopp celebraban el pase a la final de Wembley mientras los blancos caminaban cabizbajos hacia el vestuario. Bayern o Barcelona saben que, pase quien pase, en frente tendrán a un candidato muy digno.