Última hora

Última hora

El Bayern zarandea al Barcelona y completa la final alemana de la Liga de Campeones

Leyendo ahora:

El Bayern zarandea al Barcelona y completa la final alemana de la Liga de Campeones

Tamaño de texto Aa Aa

Si en el ambiente azulgrana flotaba cierto aire de incredulidad ante una posible remontada en la semifinal contra el Bayern de Munich, la baja de última hora de Messi por sus reincidentes molestias físicas terminaron por desilusionar a la afición azulgrana. El resultado final, 0-3, fue una prueba de que al Bayern le bastaba con estar y aprovechar sus oportunidades y al Barcelona no le dio para más.

Con esos ingredientes el encuentro pareció comenzar algo descafeinado. El Bayern de Munich se hizo fuerte desde atrás y tiró de la velocidad de Arjen Robben y Franck Ribery para fijar a los ofensivos laterales azulgranas, restándole poder al equipo de Tito Vilanova. Aún así, los azulgrana contaron un par de buenas oportunidades en el área de Neuer con sendos disparos de Pedro, salvado por el portero, y Xavi, demasiado alto. El 0-0 al descanso suponía el más difícil todavía para los blaugranas.

Si al Barcelona aún le quedaba alguna esperanza, el comienzo de la segunda mitad acabó con ella. Fue así porque Arjen Robben, aquel jugador que deslumbraba entre lesión y lesión, enseñó sus motivos para tener un currículum envidiable y con un recorte hacia el interior en el corazón del área, desbarató a su par para después ajustar un disparo cruzado y poner el 0-1. Ahí empezó a morir el partido y el paso de los minutos fue solo una triste agonía para los azulgranas. El gol de Piqué en propia puerta y el de Müller quedaron casi como anécdotas para certificar la insultante superioridad germana.

El equipo de Heynckes, que dejará el banquillo a Pep Guardiola pudiendo firmar una de las mejores temporadas de su historia (con opciones de ser el primer equipo alemán que firme el ‘triplete’), se medirá en la final al Borussia Dortmund. El poderío alemán queda claro. Será la tercera final para los bávaros en los últimos cuatro años. Las dos anteriores las perdieron ante el Chelsea y el Inter. Esta vez están convencidos de que será diferente. Wembley les dará o les quitará la razón.