Última hora

Última hora

El día que llovió dinero en Bélgica

Leyendo ahora:

El día que llovió dinero en Bélgica

Tamaño de texto Aa Aa

Hace unas semanas, en esta calle de la pequeña ciudad flamenca de Zedelgem, llovió dinero.

Sucedió por la noche, cuando unos ladrones perseguidos por la policía, decidieron lanzar por la ventanilla del coche la caja fuerte que habían robado minutos antes.

Un golpe providencial contra el asfalto y la caja fuerte dejó volar casi un millón de euros como si confeti de carnaval se tratara, lo que despertó felizmente a muchos vecinos.

“Los ladrones lanzaron la caja fuerte para trata de detener a la policía, se rompió y buena parte del dinero salió volando en un radio de unos cien metros”, dice Patrick Arnou, alcalde de la ciudad.

Al día siguiente, muchos vecinos comprobaron que no había sido un sueño, y que el dinero robado continuaba en el escondrijo doméstico elegido.

El Ayuntamiento pretende ahora que los agraciados ladrones de billetes voladores rediman su pecado dejando anónimamente el dinero robado en un buzón blindado, instalado en la misma calle donde se produjo el milagro.

“Parece de broma: Yo hubiera hecho cualquier cosa para coger todo lo posible. Hubiera hecho lo mismo, y todo el mundo piensa de la misma manera”, dice sin reparos Emely Derous, camarera en un bar de la zona.

Aunque la policía no cazó a los ladrones ha ha recuperado casi la mitad: 450.000 euros. Y advierte que quien no deje el dinero en el buzón puede pasar hasta dos años entre rejas.