Última hora

Última hora

La llamada del mercado chino

Leyendo ahora:

La llamada del mercado chino

Tamaño de texto Aa Aa

China es el segundo socio comercial de Europa. En 2030 el 60% del Producto Interior Bruto del mundo se concentrará en los países emergentes como China. ¿Cuáles son las claves del éxito para una pyme europea que quiera instalarse, por ejemplo en Shanghai, el corazón económico del país?

La pyme francesa MGJ es una de las tres empresas europeas que lideran la concepción y fabricación de sellos de tapas y tapones para el sector de la alimentación, cosmética o incluso productos químicos. Hace cinco años sus dirigentes decidieron expandirse hacia el mercado asiático. Una iniciativa que ha dado buenos resultados: «El objetivo de instalarnos aquí no era deslocalizar, sino sencillamente que lo que queríamos era llegar a nuevos mercados en China y Asia. Y además ahora toda nuestra producción se vende exclusivamente en el mercado asiático”, dice De Kong.

Antes de instalarse, la empresa pasó varios meses en una incubadora en Shanghai, donde recibió asesoramiento sobre su negocio y un estudio de mercado bastante detallado, como explica De Kong: “Lo más destacado fue el estudio de mercado que nos proporcionó la agencia ERAI, que nos permitió establecer una verdadera estrategia de implantación y empezar de una manera muy concreta con la prospección comercial”.

ERAI fomenta el desarrollo económico internacional de la región Ródano-Alpes (en francés: Rhône-Alpes). Hace casi 25 años que esta organización francesa ayuda a las empresas que se instalan en China. Ha sido finalista de los Premios Europeos a la Promoción Empresarial en 2011. También tiene oficinas en España.

“Estamos en un mercado europeo muy competitivo y todavía vamos con ventaja en relación con nuestros socios chinos. Una ventaja que se está reduciendo pero que sigue siendo interesante y creo que las empresas europeas todavía tenemos mucho que hacer aquí”, explica Jean-Maurice Hebrard, director de ERAI en China.

60 empresarios europeos se entrenan aquí cada año. El objetivos es conocer cómo se trabaja en China y como es el mercado para empezar con buen pie .

“Lo importante es comprender bien el modelo de negocio chino, como funciona. El segundo punto es avanzar etapa por etapa, sin precipitarse. Tampoco hay que pensar que esto es un paraíso que nos recibe con los brazos abiertos porque sería un grave error. Y creo que para comprobarlo hay que venir aquí a verlo y establecerse a largo plazo”, asegura Jean-Maurice Hebrard.

«Para mi las claves del éxito en China son: tener buenas relaciones y una buena red de contactos, mantener la imagen y la reputación que uno tiene y no hacersela perder a los otros. Y por último ser humilde y modesto durante la negociación”, concluye De Kong.