Última hora

Última hora

Reporteros sin Fronteras denuncia el aumento de la represión contra los periodistas

Leyendo ahora:

Reporteros sin Fronteras denuncia el aumento de la represión contra los periodistas

Tamaño de texto Aa Aa

19 periodistas muertos, por el momento, en 2013, y 174 detenidos.

En la vigésima jornada del Día Mundial de la Libertad de Prensa, los números asustan y Repoteros sin Fronteras sigue denunciando con su lista de los que llama “predadores de la información”: jefes de Estado, políticos, milicias u organizaciones que censuran, encarcelan, secuestran, maltratan o incluso matan a periodistas o informadores que toman el camino de la información incómoda.

“Lo que vemos es que incluso en países en los que se promueve la libertad de prensa, cuando se trata de países aliados, no informan ni se denuncia nada”, asegura Christophe Deloire, de Reporteros sin Fronteras.

Corea del Norte, Siria, Irán, China o Cuba son algunos de los países en los que más cuesta o más peligroso es hablar libremente, según la clasificada elaborada por esta ONG.

Finlandia es el país más libre. España ocupa el puesto número 36.

Según la ONG, 90 periodistas y 48 blogueros murieron el año pasado tratando de informar de lo que sucedía en sus países.
300 fueron encarcelados, muchos de ellos en Siria. Una situación inaceptable en palabras de Ban Ki Moon:

“Además de los que pagan con la vida, cientos de periodistas han sido detenidos. Muchos durante años en condiciones inhumanas, a consecuencia de juicios simulados y cargos inventados. Denuncio todos estos ataques y esta represión. “

Este año, en la lista no está ETA, ni las fuerzas de seguridad de Hamás o la Autoridad Palestina, pero entran otros, como el nuevo presidente chino Xi Jinping, el partido de los Hermanos Musulmanes en Egipto o los grupos armados baluches de Pakistán.

En la última década han perdido la vida en el trabajo de más de 600 periodistas.

La cara esperanzadora la ofrece esta vez Myanmar, la antigua Birmania, donde desde abril, y tras cincuenta años, los periódicos no financiados por el estado vuelven a estar en los kioscos.