Última hora

Última hora

Los primeros privilegiados de visitar el museo de ABBA

Leyendo ahora:

Los primeros privilegiados de visitar el museo de ABBA

Tamaño de texto Aa Aa

El gran momento, tan esperado para los fans de ABBA, está a la vuelta de la esquina.

Aunque el museo dedicado en Estocolmo al cuarteto sueco no abrirá hasta el próximo martes, algunos privilegiados ya se han podido colar y descubrir algunos rincones y objetos dignos de devoción, como la guitarra, kitch como pocas, con la que ABBA conquistó Eurovisión en 1974 cantando Waterloo.

Sorpresas con las que los fans podrán exclamar “Mama mía!!” con más motivo que nunca.

“Esto es el cielo. Soy un niño en una tienda de golosinas. Es increíble. Soy un fan de ABBA desde que en 1977 sacaron la película y he esperado toda mi vida un museo así, y aquí está todo.”, dice emocionado un visitante.

“Vengo de México, y me gustaría decir, aunque sea ya una frase ya muy manida, Thank you for the music!”, comenta otro.

En el museo se podrá practicar las coreografías y cantar junto a Björn, Agnetha, Benny y Frida, aunque sea virtualmente.

También ponerse aquellos pantalones de campana, aquellos flecos y la purpurina de la que tanto se abusó sin complejos en los setenta.

Durante casi una década ABBA arrasó en las listas de éxitos y en las pistas de baile, con sus melodías pegadizas y sus letras simples y directas. En los noventa, varios recopilatorios los volvió a encumbrar en las listas de ventas. Por algo, después de The Beatles, Elvis Presley y Michael Jackson, es el grupo que más discos ha vendido en la historia.

La apertura de este museo coincide con el año en que Suecia acoge el festival de Eurovisión.