Última hora

Última hora

Andreotti, "Giulio el eterno"

Leyendo ahora:

Andreotti, "Giulio el eterno"

Tamaño de texto Aa Aa

“Giulio el eterno”. Durante medio siglo Giuilio Andreotti representa la estabilidad en una Italia que encadena una crisis política tras otra.

Siete veces primer ministro entre 1972 y 1992: seis veces ministro de Exteriores, Andreotti forma parte de casi todos los gobiernos posteriores a la guerra, durante casi 50 años, y durante los años de despegue de la economía italiana.

Andreotti, cristiano-demócrata y católico practicante, va a misa todo los días y se codea con los Papas. Conoce a 4, entre elllos Karol Woytila.

Nombrado senador vitalicio en 1991 por el entonces presidente italiano Francesco Cossíga, Andreotti es un superdotado del arte de la supervivencia, de los compromisos y de los acuerdos entre bastidores, según sus detractores.

En 1992, abandona la escena política tras la división de la Democracia-cristiana provocada por la implosión del sistema político italiano a comienzos de los años 90.

En 1993,la reputación del jurista nacido en Roma en 1919 se ve salpicada por acusaciones de vínculos con la Mafia. Andreotti es acusado por algunos “arrepentidos” de colusión con la Cosa Nostra siciliana. A cambio, los capos mafiosos habrían obtenido tratos de favor.

Andreotti niega las acusaciones: “Cuando dos de esos arrepentidos afirman haberme visto con mafiosos e incluso abrazando a Salvatore Riina… no se trata de rumores, si no de una invención”.

Paralelamente, el antiguo primer ministro debe responder a la acusación de haber ordenado el asesinato del periodista Mino Peccorelli en 1979.

Andreotti es condenado a 24 años de prisión por la corte de Perugia, que anula una absolución precedente.

Pero en 2003, el Tribunal de Casación le absuelve de ese crimen. Un año más tarde, quedará también limpio de todos los cargos de colusión con la Mafia, precisándose sin embargo que los hechos cometidos antes de 1980 habían prescrito.