Última hora

Última hora

Comienza la retirada de los combatientes del PKK de Turquía

Leyendo ahora:

Comienza la retirada de los combatientes del PKK de Turquía

Tamaño de texto Aa Aa

El pasado 21 de marzo, tras treinta años de sangrientos combates, el líder de los separatistas del PKK, el Partido de los Trabajadores del kurdistán, emite desde la cárcel un comunicado anunciando el enésimo alto el fuego, pero esta vez, acompañado de una promesa inédita:
la retirada de los combatientes del territorio turco.

Este miércoles era el día fijado para el repliegue, aunque muchos combatientes del PKK han puesto rumbo a Irak a pie y en plena madrugada para evitar posibles ataques y saboteos de la operación.
Los guerrilleros no han entregado antes las armas, como exigía Ankara, para, en palabras de sus portavoces, evitar posibles ataques del ejército turco.

Hasta la retirada, había unos 2.000 rebeldes del PKK en suelo turco, que ahora se unirán a los cerca de tres mil que ya hay en varios campamentos en las montañas Kandil, en el norte de Irak.

La lucha por la autonomía de los kurdos que viven en Turquía se inició en 1984 y ha provocado la muerte de unas 45 mil personas. En el 95, el ejército turco intentó sofocar la rebelión desplegando a más de 30 mil soldados en territorio iraquí provocando el exilio de entre dos y tres millones de personas.

Las tropas de Ocalan, que exigían en principio la independencia de los territorios con población mayoritariamente kurda, reclaman ahora una autonomía sustancial, amnistía para sus combatientes y la liberación de su líder, detenido en 1999, condenado a muerte, y posteriormente a cadena perpétua en 2002.
Lejos de acabar con el movimiento, la detención de Abdulá Ocalan lo activó. Detrás de los barrotes, ha seguido moviendo los hilos de la organización, como confirma Umit Firat, analista, que asegura que hay que esperar otras novedades sobre el destino del cabecilla del PKK:

Umit Firat. Analista:
“Durante las reuniones que ha mantenido con representantes del Gobierno es posible que le hayan propuesto cosas. Es posible que haya dicho: “les garantizo que acabaré con la lucha armada pero a cambio, no voy a quedarme el resto de mi vida en la cárcel”. Es evidente que tiene expectativas, y es evidente que hay negociaciones a ese respecto”

Aunque indudablemente la retirada del PKK es un paso histórico, la cuestión que se plantea ahora es qué futuro tiene el movimiento y si la retirada marcará definitivamente el final de las hostilidades.

Para el PKK, la pelota está en el tejado de Ankara.