Última hora

Última hora

Estupor en la sociedad norteamericana con cada detalle del secuestro de Cleveland

Leyendo ahora:

Estupor en la sociedad norteamericana con cada detalle del secuestro de Cleveland

Tamaño de texto Aa Aa

Todos los vecinos miran incrédulos la casa en la que presuntamente, Ariel Castro, tuvo secuestradas alrededor de una década a las entonces adolescentes Amanda Berry, Gina DeJesus, y Michele Knight.

La casa del horror de la que fueron liberadas gracias a los gritos de auxilio de Amanda, que ahora tiene una hija de 6 años, mientras el guardián comía en un restaurante cercano de un barrio latino de Cleveland.

Junto al ex conductor de autobús de 52 años, arrestado por violencia doméstica en los noventa, han sido detenidos sus dos hermanos como presuntos cómplices.

Steve Anthony, Agente Especial del FBI comentaba a los medios:

“La pesadilla ha acabado. Estas tres jóvenes nos han dado una lección definitiva de supervivencia y perseverancia. Sus familias nunca perdieron la esperanza ni tampoco lo hicieron las autoridades. Como pueden imaginar las palabras no pueden describir las emociones que sentimos todos. Sí, los agentes del orden público también lloran.”

Amanda, a la derecha en esta foto, ya ha podido ver a su hermana. Su madre murió a los 47 años, durante la angustiosa espera.

El FBI aún se pregunta cómo no se supo nada antes, cuando la pesadilla habitaba en una casa con paredes de madera y con múltiples vecinos, a pocos kilómetros de los lugares donde fueron secuestradas.

Las tres niñas estaban en habitaciones separadas. En el sótano se han encontrado cadenas y correas.

Al parecer, podrían haber sufrido múltiples abortos, aunque no presentan signos recientes de violación.

La policía había visitado la casa en dos ocasiones por otros motivos. Nunca sospecharon nada.