Última hora

Última hora

El fundador de Virgin mantiene su palabra vestido de azafata

Leyendo ahora:

El fundador de Virgin mantiene su palabra vestido de azafata

Tamaño de texto Aa Aa

“Si mi equipo de Fórmula 1 gana al tuyo, tendrás que vestirte de azafata en un vuelo de mi compañía aérea”. Entre la gente con dinero las apuestas pueden ser de este tipo.

Y así es como al al multimillonario fundador de la compañía Virgin, Richard Branson, ha acabado pintándose los labios, depilándose las piernas y embutiéndose en una ceñida falda roja tras perder una apuesta pactada en 2010 con el director de la aerolínea AirAsia, Tony Fernandes.

Todo porque Virgin Racing, propiedad Branson, acabó por debajo de la escudería del magnate malayo hace dos años.

“Ha sido todo un honor, aunque me acabo de enterar que he sido despedido, así que tendré que volver a mi vestimenta habitual, pero ha sido un día divertido”, bromea Branson.

Fernandes, el fundador de la primera compañía de vuelos baratos en Malasia le pidió entonces a su amigo que cubriera un vuelo de cuatro horas entre Australia y Malasia vestido de azafata. Y Branson cumplió su palabra.

Fue un vuelo de caridad cuyas ganancias serán entregadas a una ONG que trabaja con niños malayos.