Última hora

Última hora

Pescando en el Volga

Leyendo ahora:

Pescando en el Volga

Tamaño de texto Aa Aa

Denis Loctier, euronews:
“El Delta del Volga, cerca de Astracán: aquí el río más grande de Europa desemboca en el mar Caspio. Unas condiciones únicas hacen que este lugar sea ideal para la pesca”.

Lejos del bullicio de la ciudad se encuentra la reserva natural de Astracán. Tiene especies protegidas desde principios del siglo XX. Aquí hay, sobre todo, pescadores. Vienen tanto de Rusia como de fuera del país. “La pesca aquí es excelente. Hay un montón de peces de todas clases. Sólo tienes que saber cómo atraparlos”, explica este pescador.

Hay tiendas de campañas montadas cerca del río. Los pescadores experimentados suelen dar un paseo en barco de una hora en la desembocadura del Volga. Igor viene con su hijo desde que tiene 5 años. Para ellos pescar es algo más que coger peces.

“Cuando estás ahí sientes que te fundes con la naturaleza. Y el hilo de pescar se convierte en la conexión con el inmenso río y con todo el mundo que te rodea”, explica Igor Belyakov, periodista y pescador. Para él la pesca es como un juego de astucia que pone a prueba los instintos de los peces. Esta práctica incluye la elección del mejor sitio, el mejor cebo y la técnica adecuada.

“Sientes un subidón de adrenalina cuando un pez muerde el anzuelo y golpea el sedal. Tienes ganas de cogerlo. Entonces quieres ser el mejor pescador y que el pez sea grande”, dice su hijo.

Aunque su objetivo es pescar un pez de cuatro kilos o más, aseguran que lo hacen por diversión. Pero para muchas personas que viven cerca de aquí, la pesca es un modo de vida. Colocan redes por la noche y por la mañana venden el pescado, que se envía después a las fábricas conserveras.

“No es mucho. Solemos recoger más. Pero el tiempo es malo, por lo que hay poco pescado”, asegura este pescador.

Pero no se trata solo del tiempo, los peces grandes están desaparenciendo. Igor cree que esto se debe a la pesca furtiva. Dice que algunos pescadores que vienen aquí de otras partes del mundo disfrutan pescando de forma ilegal y excesiva, especialmente los que practican la pesca submarina, que se llevan especies de gran valor. “Tengo miedo de que algún día vengamos y no haya peces. Eso no significa que vayamos a dejar de pescar, vamos a seguir haciéndolo, incluso si pescamos poco. Pero he oído algo que me gustó mucho: ‘Cuando hayas cortado el último arbol y pescado el último pez, te darás cuenta de que el dinero no se puede comer’”.

Después de una jornada de pesca, toca disfrutar de este trofeo, una gran carpa y algo que no puede faltar: una tradicional sopa de pescado preparada al aire libre. “Esta sopa es nuestra especialidad. Tenemos nuestra manera de prepararlo: con agua, pescado, patatas, hojas de laurel y perejil”, señala el guarda.

Denis Loctier, euronews:
“Esto ha sido todo desde la región de Astracán. Dentro de dos semanas iremos de Moscú a Vladivostok en el tren más largo del mundo, el Transiberiano. Nos vemos en la próxima edición de “Russian Life”.