Última hora

Última hora

Llueven las críticas sobre el Gobierno francés tras los disturbios desatados por hinchas radicales del PSG

Leyendo ahora:

Llueven las críticas sobre el Gobierno francés tras los disturbios desatados por hinchas radicales del PSG

Tamaño de texto Aa Aa

Llueven las críticas sobre el Gobierno francés tras los disturbios que el lunes obligaron a suspender la celebración del campeonato de la liga de fútbol por parte del Paris Saint-Germain. Nada más empezar los actos, cientos de hinchas incontrolados se enfrentaron a las fuerzas del orden y arrasaron la famosa plaza del Trocadero y sus aledaños:

- “Era una guerra, una guerra”, decía una mujer aún con el miedo en el cuerpo. “Era increíble. Los policías estaban a un lado detrás de sus escudos. Los otros tuvieron todo el tiempo del mundo para romper lo que quisieron. Nadie intentó pararles. Nadie”.

La oposición conservadora no ha tardado en arremeter contra el ejecutivo socialista, al que ha criticado por no haber previsto que podía producir ese estallido de violencia. A la reprobación se han sumado dos sindicatos de Policía.

- “Lo que ocurrió ayer es extremadamente grave”, decía el líder de la conservadora UMP, Jean-François Copé. “Muy grave porque, desafortunadamente, muestra la incapacidad del ministro del Interior y del jefe de la policía para garantizar la seguridad de la gente y de sus bienes en este barrio de la capital”.

- “He escuchado decir a algunos políticos de la oposición y de la extrema derecha que la policía no hizo su trabajo”, replicaba el ministro del interior, Manuel Valls. “Hace solo una semanas, los mismos diputados se quejaban de la policía por su gestión del orden público durante las manifestaciones contra la ley del matrimonio entre personas del mismo sexo. Por lo tanto, no es el ministro del Interior, sino las fuerzas de la policía las que están siendo acusadas ​​en estos días, y eso es inaceptable”.

Los disturbios se saldaron con una treintena de heridos, otros tantos detenidos y cientos de actos de vandalismo urbano. Valls ha anulado definitivamente la celebración y ha encargado un informe exhaustivo de lo ocurrido al jefe de la policía.