Última hora

Última hora

Yves Jongen: una terapia con protones más económica y eficaz

Leyendo ahora:

Yves Jongen: una terapia con protones más económica y eficaz

Tamaño de texto Aa Aa

Más de 13 millones de casos de cáncer se han detectado en el mundo en 2012. Y la cifra sigue creciendo… Se necesitan tratamiento más eficaces y seguros, como la terapia de protones, una forma avanzada de radioterapia que utiliza un haz de protones para erradicar los tumores.

“Según las estadísticas, desgraciadamente, el cáncer sigue aumentando en el mundo. Aproximadamente un tercio de la población padecerá esta enfermedad a lo largo de su vida. La prevención es importante, pero también las nuevas terapias. Este centro de investigación en Bélgica desarrolla tecnología punta en este dominio.”

La empresa IBA, en Lovaina la Nueva, Bélgica, está probando varios aceleradores de partículas de alta energía. Dentro del ciclotrón, los iones alcanzan la velocidad de la luz.

El ciclotrón consta de dos placas semicirculares huecas, que se montan dentro de un campo magnético uniforme en el que se hace el vacío. A dichas placas se les aplican oscilaciones de alta frecuencia que producen un campo eléctrico.

El ciclotrón se utiliza en el tratamiento oncológico de vanguardia. La ventaja respecto a la radioterapia externa es que es más precisa y menos nociva.

El ingeniero e investigador belga Yves Jongen, pionero en este dominio es el inventor de la protonterapia. Y ha fundado centros de tratamiento por todo el mundo.

Mientras que las radiaciones convencionales pueden dañar los tejidos sanos, el haz de protones proporciona el máximo de energía y precisión.

Yves Jongen creó el primer prototipo de acelerador de partículas con propósitos médicos en 1986, y desde entonces lo ha ido mejorando.

“El cáncer es a menudo una enfermedad que afecta a las personas mayores. Pero desgraciadamente hay cerca de un 7% de casos de cáncer que afectan a niños pequeños. Cuando tenemos que tratar el cáncer de un niño es aún más importante no irradiar los otros órganos con los que va a vivir toda su vida. Y eso es algo que permite la protonterapia. Al poner al paciente en la mesa de tratamiento, enviamos dos rayos X ortogonales para localizar la posición exacta del tumor en el paciente. Y así se ajusta el haz de partículas hacia el tumor con precisión y exactitud, explica Yves Jongen.”

Por este motivo, la protonterapia está particularmente indicada en aquellos tumores situados cerca de órganos vitales que no deben de ninguna manera recibir radiación, por ejemplo los ojos, el cerebro, el cuello o la mama del lado izquierdo.

Con 65 años de edad, Yves Jongen ha dedicado gran parte de su vida al desarrollo de la terapia con protones. Como broche a toda su carrera, Jongen ha sido nominado al Premio al Inventor Europeo, organizado por la Oficina Europea de Patentes, cuyo fallo se dictará el 28 de mayo en Amsterdam.

“A mí me pagan por hacer lo que me gusta en la vida. Me apasiona la lucha contra el cáncer y diseñar máquinas que puedan curar mejor. Así que soy un hombre muy feliz, asegura el ingeniero.”

“Con su invento usted ha salvado y sigue salvando miles de vidas. ¿Qué siente al respecto?

“Me produce un efecto bastante extraordinario. Voy muy a menudo a los centros de protonterapia, veo a los pacientes que esperan, y me digo: ahí está: la máquina que he construído va a tratar el cáncer con muchos menos riesgos. Y eso me hace sentir bien.”

De momento, solo un 1% de los enfermos que padecen cáncer han sido tratados con esta terapia, pues cada centro cuesta entre 20 y 50 millones de euros. Yves Jongen espera que con aparatos más pequeños y menos nocivos se puedan salvar las vidas de miles de personas.