Última hora

Última hora

El arte chino visita Ucrania

Leyendo ahora:

El arte chino visita Ucrania

Tamaño de texto Aa Aa

Estos hombres encerrados, con los ojos vendados y montando Kalashnikovs con una sincronización militar forman parte de una instalación creada por los artistas chinos Sun Yuan y Peng Yu. Ambos exploran la tensión entre el pensamiento colectivo e individual.

“Hay una diferencia con los ojos vendados. Son ojos que no pueden ver y no es por condiciones físicas o porque esté oscuro”, explica Yuan.

La rendición del individuo ante la voluntad colectiva ha sido un tema tratado en inumerables ocasiones, tanto en China como en el resto del mundo.

Un grupo de artistas chinos han mostrado su visión en esta exposición en el PinchukArtCentre de Kiev, Ucrania. En ella se reúne el trabajo de consagrados artistas, entre ellos, el del disidente Ai Weiwei.

Con una colección de más 500 fotografías en blanco y negro y sus piezas realizadas a base de troncos de árboles, Ai recoge la idea de una lucha entre el individuo y el sistema.

Bjorn Geldhof, es el comisario de la exposición “China China”:

“Lo que queríamos hacer es reunir diferentes visiones para mostrar de una forma tridimensional cómo el individualismo y la colectividad cambian continuamente y cómo nuestra sociedad cambia según ese principio o por el equilibrio entre esos dos principios”.

China está experimentando grandes alteraciones debido a la urbanización masiva, la migración rural y los problemas medioambientales. Una mezcla que ha alimentado la imaginación de muchos artistas.

“Después de la revolución cultural, el objetivo era industrializar China. Esas bicicletas son el símbolo de la industrialización por el modo en que se han construido. Se han creado como rascacielos. Ahora todo pasa por construir cosas nuevas, nuevas ciudades, una nueva economía, pero al mismo tiempo reduciéndolo todo a algo parecido, dejando fuera la individualidad”.

Los graffiti de Sun Xun establecen una relación entre la historia de Ucrania y China. Ambos países han sufrido las consecuencias de mandatos totalitarios.

“Tienen una historia común sobre cómo lidiar con el colectivo, pero la diferencia y lo que la hace tan interesante de tenerla aquí en Kiev, es que Ucrania eligió una salida diferente para responder a esta cuestión sobre individuo y colectividad que la que eligió China”.

Justo a la salida de la galería encontramos otra exposición: una gigantesca escultura en piedra caliza de un sodado chino, rota en el suelo.

Es el trabajo de Zhao Zhao. A sus 31 años este joven expolicía se ha convertido en una estrella.

“Normalmente la gente hace estas esculturas gigantes pieza por pieza y luego las unen”, dice el artista. “He sido el primer artista en China en hacer lo contrario. Primero hice la escultura y luego la hice añitos como puede observar”.

La exposición “China China” estará abierta hasta el 6 de octubre en el PinchukArtCentre de Kiev.