Última hora

Última hora

La ciudad de Oklahoma ya piensa en la reconstrucción.

Leyendo ahora:

La ciudad de Oklahoma ya piensa en la reconstrucción.

Tamaño de texto Aa Aa

El panorama es desolador tras el paso del tornado, pero los habitantes de Moore no se muestran abatidos. La cifra de muertos se ha detenido en 24, muchos menos de los que se temía, ya que buena parte de las casas tenían refugios. Hay más de 320 heridos y 10.000 damnificados, que buscan entre las ruinas de sus casas, sobre todo, fotografías y recuerdos, pues apenas queda nada que se pueda aprovechar. “Sólo son unos muros derrumbados pero hemos salvado a nuestra familia, que es lo más importante”, dice un hombre.

Salir adelante, también es el leitmotiv del alcalde de Moore, Glenn Lewis: “¿A dónde iríamos? Este es nuestro hogar. Crearemos refugios probablemente en todas las casas para que la gente esté a salvo. Esto es un desastre, pero es nuestro hogar y lo vamos a reconstruir”.

De la escuela elemental Plaza Towers sólo queda una montaña de escombros y heridas psicológicas en los pequeños que estaban dentro cuando embistió el tornado. La mayoría de los diez niños fallecidos perecieron bajo los muros de este colegio. Los centros escolares de Moore, una localidad de 55.000 habitantes al sur de la ciudad de Oklahoma, seguirán cerrados hasta final de curso.

Mientras tanto, los equipos de socorro siguen sobre el terreno por si quedara alguien atrapado, aunque no hay ningún nombre en la lista de desaparecidos. Han rescatado a más de cien supervivientes. El tornado, con vientos de hasta 320 kilómetros por hora, dejó un rastro de destrucción de 23 kilómetros de largo por 2 de ancho.