Última hora

Última hora

Turquía: Puente de las culturas

Leyendo ahora:

Turquía: Puente de las culturas

Tamaño de texto Aa Aa

La educación es un tema candente en Turquía, donde las reformas del sistema han generado un gran debate. Pero, ¿cuales son las propuestas y por qué están provocando tanta controversia? Para averiguarlo, esta semana Learning World se desplaza hasta Turquía.

Regreso al futuro

Mientras que las “madrazas” fueron las escuelas principales durante el imperio Otomano, más tarde, en 1951, las escuelas islámicas tomaron la forma de Imam Hatip, desafiando las reformas seculares realizadas por Mustafa Kemal Atatürk, primer presidente de la República de Turquía.

Las nuevas Imam Hatip, que no son mixtas, han combinado las clases islámicas con el currículo actual. 1.300 estudiantes con diferentes sueños respecto a su futuro trabajo, acuden a estas escuelas. Los graduados de los Imam Hatip tienen la oportunidad de elegir entre diferentes opciones.

Escuelas inteligentes

Que la educación se proporcione o no en un contexto laico o religioso es sin duda un debate importante, pero también lo es la calidad de la educación en las escuelas. Para remontar puestos en los rankings internacionales, el gobierno turco está dispuesto a introducir más tecnología en las escuelas.

Un ambicioso proyecto en un país en el que una encuesta reciente posiciona su sistema escolar en el puesto 32 de los 34 países de la OCDE y en el que el 40% de los alumnos de 15 años de edad carecen de conocimientos básicos de matemáticas.

Igualdad de oportunidades

La desigualdad por cuestión de género puede afectar a los resultados de la educación de las niñas, y este ha sido sin duda un problema para Turquía, especialmente en las zonas rurales. Pero gracias a los proyectos llevados a cabo por el gobierno y por organizaciones no gubernamentales, la situación está mejorando.

Un 98,2% de las niñas están matriculadas en las escuelas primarias, pero el número se reduce al 66% en la educación secundaria.

El empleo para las mujeres en Turquía está todavía sujeto a la discriminación por razón de sexo.