Última hora

Mayo no solo es el mes de las estrellas en la ciudad francesa de Cannes. También es el mes de los atascos. La celebración del festival de cine más famoso de Europa atrae a miles de profesionales, turistas y curiosos. Paradójicamente, este éxito de afluencia supone un riesgo inesperado para quienes participan en el certamen:

- “Uno no tiene que porqué quedar atrapado en los atascos de Cannes. Hay otras alternativas. Esta es una de ellas”.

De hecho, una compañía de helicópteros que tiene una pista de aterrizaje a unos doscientos metros de La Croisette hace su agosto durante el Festival, dos semanas en las que el tiempo es oro:

- “Todos los años vienen muchas estrellas y utilizan el helicóptero para desplazarse rápidamente. Para ellos es una cuestión de trabajo. Cuesta 100 euros por persona. En 7 minutos se viaja desde el aeropuerto de Niza a Cannes con vistas sobre la Croisette, algo que, evidentemente, no se puede hacer en coche”, explica uno de sus responsables.

- “Viajar como una verdadera estrella en el Festival de cine. Despegar y desplazarse sin ser molestado por el tráfico o cualquier multitud. Wolfgan Spindler, desde el cielo de Cannes, para euronews.”