Última hora

Última hora

Bakú y su camino hacia el mañana

Leyendo ahora:

Bakú y su camino hacia el mañana

Tamaño de texto Aa Aa

Azerbaiyán tierra de fuego

Durante siglos las llamas naturales han emergido de las fumarolas de gas que recorren esta tierra. El fuego es el símbolo del país y Bakú, en el litoral del mar Caspio, es su capital. Su latido es la vibrante ciudad vieja.

Los investigadores creen que las primeras evidencias de la existencia de Bakú remiten al siglo I. Sus muros han sido testigos de asedios y batallas durante toda su historia. Una historia que refleja los cambios culturales y los diferentes estilos arquitectónicos en el cruce de caminos entre Asia y Europa.

“Bakú es una ciudad muy interesante. Aquí todos la llamamos la ciudad de los contrastes. ¿Por qué? Porque las nuevas construcciones se mezclan con las antiguas. La torrre Maiden y también este palacio con el minarete. También puedes ver detrás de mí tres edificios preciosos, nuevos, que son el símbolo del Bakú moderno”, apunta Khanum Babyeva, investigadora y guía turística.

Las icónicas torres llama, cuyas fachadas se convierten en gigantescas pantallas cuando cae la noche, dominan el horizonte de la ciudad. La centenaria y artesanal fabricación de alfombras tiene un nuevo museo en su honor y esa mezcla de tradición y diseño futurista refleja la historia de esta ciudad en constante desarrollo.

“Para los turistas es muy interesante porque en una sola ciudad pueden ver diferentes periodos de la historia, diferentes culturas que si quieren verlas todas tendrían que viajar a España, a los países árabes, a Asia Central… Pero en una sola ciudad pueden ver todas estas culturas y toda su arquitectura”, añade Babyeva.

Dentro de los muros de la ciudad vieja, clasificada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se encuentra un museo único. Los visitantes pueden ver una colección con más de 5.000 libros en miniatura, llegados de 64 países de todo el mundo.

“Los libros en miniatura son una forma de arte. Cuanto más pequeño sea el libro, mejor es el desarrollo artístico”, dice la propietaria del museo, Zarifa Salakhova.

La ciudad vieja vigila el mar Caspio pero no todo va bien en estas aguas. El esturión y el caviar salvaje más famoso del mundo están amenazados.

“Aquí, el río Kurá, que desemboca en el mar Caspio, es uno de los ejemplos de cómo Azerbaiyán trabaja para proteger la industria del caviar y llevarla al mundo de mañana gracias a un único y especial criadero ecológico de esturiones”, comenta nuestro enviado especial Paul McDowell.

Este pez es una de las especies más antiguas y sus huevas, llamadas caviar, han sido durante siglos las más deseadas de los restaurantes de lujo de todo el mundo. Pero su tiempo se agota.

“Es esturión está al borde de la extinción. Si no hacemos algo ahora mismo, no habrá más caviar”, avisa el presidente de AzGroup, Ahadpur.

Bajo estrictas reglas ecológicas se desarrolla un programa de reproducción. Todas las etapas de crecimiento de los peces están controladas de cerca. Después de cinco años los sueltan al agua.

“El esturión es un pez como el salmón que viene del río y después de reproducirse regresa a casa para poner las huevas”, concluye Ahadpur.

La próxima generación de peces será soltada en estas aguas para que si todo va bien regrese a la misma zona con el caviar salvaje dentro. Es un proceso largo pues construir un futuro sostenible para el esturión del mar Caspio tardará años.

En la próxima edición escucharemos las palabras y deseos del poeta del siglo XII, Nizami de Ganjavi, será aquí en “a tierra del fuego”, en el próximo Azeri Life.