Última hora

Última hora

¿Dónde está el verano?

Leyendo ahora:

¿Dónde está el verano?

Tamaño de texto Aa Aa

Esquiar en junio en los Pirineos es posible. Por primera vez en su historia esta estación del departamento francés de los Pirineos Orientales, reabrirá sus puertas el fin de semana. Cerrada desde abril, las bajas temperaturas han permitido mantener una espesa capa de nieve, acumulada durante el invierno. Hoy el termómetro marcaba 1°C.

¿La nieve es buena? “Tremenda, excelente, como en febrero a final de la temporada, perfecta”, comenta el pister Ludovic Marty.

Confirmado. La primavera metereológica que corresponde en Europa Occidental a los meses de marzo, abril y mayo, ha sido más fría y menos soleada. Aquí, en el sur de Francia, se adaptan al tiempo y a la estación, como explica, Jean-Luc Recouderc, propietario de una tienda de material de esquí: “Normalmente a estas alturas ya habríamos vuelto al valle. Trabajo con frutales, melocotones, nectarinas. Pero la cosecha se retrasa y la temporada de esquí continúa”.

La nieve en cotas más bajas es la lluvia. Ha caído tanta que el inmenso cauce de muchos ríos ha dejado un paisaje de poblaciones inundadas. Esta primavera ha sido también más lluviosa de lo habitual en toda Europa occidental.

Las fuertes lluvias han cubierto las capas freáticas, la tierra está empapada provocando desprendimientos de tierra, como en Bad Salzungen, en Turingia, en el centro de Alemania.

“Aunque el nivel del cauce de los ríos sea elevado, los desprendimientos no son una consecuencia directa. Estos fueron provocados por las intensas lluvias de los últimos días. Actualmente ninguna ladera es capaz de absorber 70 l/m2”, explica el alcalde de esta localidad, Klaus Bohl.

Para comprender mejor los entresijos de esta primavera caprichosa hemos visitado el Real Instituto Metereológico de Bélgica. (IRM).

“Tenemos una zona de bajas presiones que se extiende sobre Europa Central y esta zona de bajas presiones favorece que el aire frío del Polo Norte baje, y esto explica por qué hace más frío y, en consecuencia, como las corrientes giran en sentido contrario a las agujas del reloj alrededor de esta zona, situada sobre Europa. Esto favorece que el aire más cálido que llega desde África suba hasta el norte de Escandinavia o Laponia, en donde acabamos de registrar un récord de 29°C, diez por encima de la temperatura normal”, dice el metereólogo, Corentin Fourneau.

Si, si, es cierto y para muestra un botón de que el verano se ha anticipado en estas latitudes. Vean las imágenes de Rovaniemi, en Laponia, cerca del Círculo Polar Ártico. Son del jueves 30 de mayo. Nada que temer para bañarse, el agua está a 18°C.

En Lulea, en la costa norte de Suecia a 900 kilómetros de Estocolmo y a menos de 200 kilómetros del Círculo Polar Ártico todos aprovechan estas temperaturas inéditas.

“Aquí estoy sentada, disfrutando y sobre todo, nadando. Es tan maravilloso, primero hago ejercicio y luego a nadar. Esto hace que una pueda disfrutar de la vida y podemos hacerlo aquí y ahora. No tenemos que ir al extranjero y esto es estupendo”, dice la vecina de Lulea, Birgitta Lahti Norstrom.

Aunque no todos están contentos. Hace mucho, mucho calor, demasiado para animales como el reno que tienen el pelaje tan espeso.

Hace menos de un mes, retozaba en la nieve.