Última hora

Última hora

Empresas con vocación social

Leyendo ahora:

Empresas con vocación social

Tamaño de texto Aa Aa

El empresariado social es un sector que representa a una de cada cuatro empresas hoy en Europa. Esto permite que los más desfavorecidos y los más vulnerables puedan acceder a un empleo o un período de formación.

En 1996 la ONG Šent, una de las más importantes de Eslovenia, creó la empresa Dobrovita Plus que a su vez ha ayudado a crear otras seis empresas sociales más en el país. Ofrece, entre otros servicios, mantenimiento de espacio verdes y limpieza y dispone también de un taller donde se fabrica de todo o casi de todo. Aquí trabajan 42 personas, la mitad de ellos son discapacitados.

“Cuando trabajo, supero mis propios límites. Porque si yo soy capaz, todo el mundo también puede hacerlo”, explica Kemal Posedi, trabajador.

Uno de los puntos fuertes de la empresa es haber conseguido diversificarse para satisfacer las necesidades del mercado y aumentar su competitividad. Desde hace unas semanas también ofrece servicios de topógrafos.

“Gracias a la actividad de estos técnicos, hemos podido competir en mercados de ‘alta gama’ y hemos aumentado nuestro valor añadido”, señala el director general de Dobrovita Plus, Igor Pavel.

En 2012 la empresa facturó 750.000 euros. Y los números no paran de crecer.

“Este año, queremos contratar a 4 o 6 personas. También esperamos un aumento de nuestra cifra de negocios del 10 al 15 por ciento”, dice Pavel.

Serge Rombi, euronews:
“El Fondo Social Europeo participa activamente en la financiación de las empresas sociales, un sector que emplea hoy en día a 11 millones de personas en Europa”.

El Fondo Social Europeo también ha contribuido al éxito de esta empresa que ha conseguido una financiación de 300.000 euros. Para la directora de la oficina de representación de la Comisión Europea en Eslovenia, Nataša Goršek Mencin, lo más importante es comprender la filosofía que hay detrás: se trata sobre todo de ayudar al comienzo y al desarrollo de las empresas de carácter social.

“Se invierte en la puesta en marcha de las empresas y después, cuando se termina la financiación, la empresa tiene que salir adelante sola y continuar con su negocio”, explica Goršek.

En Eslovenia, el Fondo ha ayudado a 26 proyectos de empresas sociales desde 2009.

“Esto nos posibilita formar a unas 270 personas y dar trabajo a unos 90 desempleados en Eslovenia”, asegura Goršek.

«Para mi, la clave del éxito de una empresa social es que sea competitiva, innovadora, flexible y al mismo tiempo respetuosa con las personas y con el medio ambiente”, finaliza Pavel.