Última hora

Última hora

¿A la gente joven le preocupa su privacidad?

Leyendo ahora:

¿A la gente joven le preocupa su privacidad?

Tamaño de texto Aa Aa

Parece que vivimos en un mundo donde se registran todos y cada uno de los pasos que damos en nuestra vida. Y una vez que nuestros datos están en internet ya no los podemos controlar.

Elza Gonçalves, euronews:
“Hoy en día compartimos enormes cantidades de datos personales en internet y en otros dispositivos electrónicos. ¿La vida privada es un concepto que forma parte del pasado?”.

El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, cree que la era de la privacidad se ha terminado. Pero un equipo de investigadores italianos no está tan seguro de eso y está trabajando en un aplicación para móviles que permitirá a los usuarios recuperar el control de sus datos personales.

“Todas las personas que no utilizan Facebook por cuestiones de privacidad, podrán hacerlo porque habrá una especie de cortafuegos antes de acceder para conocer de forma precisa lo que se comparte con los servicios externos”, explica Mattia Pasolli, desarrollador de la aplicación del royecto Mobile Territorial Lab.

La aplicación se está probando con una comunidad de 80 familias en Trento. Cada familia tiene un teléfono inteligente que recoge datos sobre sus vidas. Fabrizio Antonelli es el director de este proyecto: “Trabajamos con un instrumento que se llama ‘almacén de datos personales’ que es como una especie de caja fuerte donde tenemos toda la información de una persona, ahí cada uno puede ver el ciclo de vida del propio dato y ver quién los ha utilizado, cuándo y para qué”.

La investigación se desarrolla a través del principio de “diseño participativo”. Los miembros de la comunidad participan en el desarrollo de la aplicación. Es una comunidad real, los miembros ya se conocían antes de formar parte de la investigación.

Erica Paris gestiona la comunidad: “La gente puede aprender mucho a través de esta iniciativa porque con de este proyecto ellos mismos se dan cuenta de la cantidad de datos personales que se recogen, incluso desde otras aplicaciones además de la nuestra, algo de lo que no se habían dado cuenta antes”.

Los investigadores trabajan en un centro en Trento que forma parte de las Comunidades de Conocimiento e Innovación (KIC), una red apoyada por la Unión Europea. También colaboran otros institutos de investigación y varias empresas privadas que tratan de acelerar el proceso para que la innovación se integre cuanto antes en el mercado.

“En Estados Unidos hay factores culturales que facilitan la creación de nuevas empresas muy innovadoras mientras que en Europa la mentalidad del ‘ensayo-error y vuelve a intentarlo’ no está totalmente aceptada y no forma parte todavía de nuestra cultura”, explica Mattia.

Uno de los objetivos de este proyecto es mejorar la calidad de vida de las personas a través de las tecnologías de la información y comunicación. Los investigadores esperan poder anticipar las tendencias futuras de la sociedad.

“Las redes sociales hoy día se basan y han creado sus bases de usuarios a través de comunidades globales, pero es cada vez más importante revalorizar el papel de la comunidad local, una comunidad que conoce el territorio, donde los niveles de confianza son muy fuertes en comparación con el grado de confianza a una escala global, y donde la información, el filtro de información ha sido hecho por ellos mismos. Así que es un apoyo local para la comunidad”, concluye Fabrizio.