Última hora

Última hora

B. Hourcade: "Ahmadineyad no es para nada un ultraconservador loco"

Leyendo ahora:

B. Hourcade: "Ahmadineyad no es para nada un ultraconservador loco"

Tamaño de texto Aa Aa

El 14 de junio los iraníes tienen una doble cita en las urnas. El país celebra elecciones presidenciales y municipales.
La controvertida reelección de Ahmadinedjad en las presidenciales de 2009 desató una revuelta en el país. Además aún sigue en el aire la compleja cuestión nuclear y las durísimas sanciones internacionales contra el régimen deTeherán. Hemos hablado de todo ello con Bernard Hourcade.

euronews:
Usted es director del Centro Nacional para la Investigación Científica, geógrafo y profesor de geografía de Irán en el Instituto nacional de Lenguas y Civilizaciones Orientales en París. ¿Qué representan para usted unas elecciones presidenciales en Irán?

Bernard Hourcade:
Muchas veces se dice que las elecciones no sirven para nada, que están amañadas, y en bastantes ocasiones es cierto. Pero en Irán hay una particularidad, que es que nunca se sabe el resultado, por tanto aunque las elecciones iraníes se celebren en un marco institucional bastante restringido, digamos, es un reto político importante, un debate político importante. Y yo creo que para el futuro del país es un acontecimiento importante, aunque no sea comparable a las elecciones que se celebran en países como Francia, Bélgica, España, o en otros lugares.

euronews:
Como sabe, 686 personas se inscribieron en las listas. Para ello, basta con presentar una partida de nacimiento, una fotocopia del carnet de identidad, doce fotos y tener más de 18 años. ¿Cree que eso tiene sentido? ¿por qué dejar las puertas abiertas al público?

Bernard Hourcade:
Hay una parte de propaganda. El Gobierno y la Constitución permiten que todos los ciudadanos sean candidatos, y eso es bueno. Pero también hay una incontestable ganas de participar de los iraníes. Desde la revolución de 1979, la revolución islámica, la población iraní participa en la vida política. Algunas veces se les reprime, pero participan. Hay un dinamismo político incontestable. Irán es un país en el que el debate existe, y esta vez hay 636 candidatos. En 2001 hubo 1075, creo recordar, y muchas veces ha habido 300, 400, 500.

El problema principal es que luego el Consejo de los Guardianes de la Constitución selecciona los candidatos y elimina al 99% y se queda con 4, 5, 6, 10, como máximo. Los criterios de selección son evidentemente bastante aleatorios.

euronews:
Después de lo que pasó en 2009, ¿qué caracteriza estas elecciones? Evidentemente, tuvimos las revueltas de 2009, y en los últimos cuatro años se han adoptado sanciones muy duras contra el país, la cuestión nuclear sigue en el aire…teniendo en cuenta todo ello, ¿qué caracteriza estas elecciones con respecto a las otras?

Bernard Hourcade:
Son las elecciones de la madurez. Desde hace 34 años, se anuncia cada dos por tres el desplome de la República Islámica, pero sigue ahí, y es el Gobierno, el sistema más estable de Oriente Medio, como se ha visto sobre todo después de la Primavera Árabe. Es un país que tiene sobre todo la capacidad de avanzar. Siempre se nos dice que el Guía de la República Islámica decide lo que le da la gana , pero es bastante más complicado que eso. Hay relaciones de fuerza en Irán y la corriente reformista de la que habla, el movimiento verde de 2009, no fue un movimiento, es una dinámica muy, muy fuerte de la sociedad, pero no estaba organizado, no hay partido político verde, no hay una institución verde. Y los iraníes que se manifestaron contra Ahmadinedjad en 2009 se han visto solos cuando les daban palizas, les encarcelaban y hasta les fusilaban.

euronews:
Ahora, uno de los retos más importantes para el país, para el régimen, es evidentemente la cuestión nuclear. Como sabe, Said Jalili, negociador del programa nuclear iraní y candidato a las presidenciales ha dicho recientemente que sea quien sea el futuro presidente iraní, la política nuclear no cambiará y que tampoco se interrumpirá el enriquecimiento de uranio.
¿Qué esperan en el ámbito de la política nuclear del régimen?

Bernard Hourcade:
sobre las relaciones con Estados Unidos, sobre la cuestión nuclear, la política será la misma.

Todo el mundo en Irán de derecha o de izquierda está de acuerdo en que Irán tiene derecho a enriquecer uranio. Hasta el señor Netanyahu está de acuerdo y ha fijado un tope del 20%, es decir, que el primer ministro israelí está de acuerdo con el 3,5% que pide Irán.

También el señor Fabius decía hace unos días que si Irán aceptaba enriquecer uranio bajo control internacional, estaba de acuerdo. Es decir, todo el mundo está de acuerdo, los que no están de acuerdo son los países occidentales que algunas veces quieren la caída del régimen iraní, por tanto no hay voluntad real de negociar.

Ahora, por primera vez, los iraníes están de acuerdo para negociar de una forma seria, y se sabe que por parte de Estados Unidos, no tanto por parte de Francia, pero por parte de Estados Unidos, y eso es esencial, hay una voluntad de resolver la cuestión nuclear iraní que pudre la situación en Oriente Medio en unos momentos en los que la guerra en Siria y la Primavera Árabe plantean cuestiones realmente fundamentales. Soy optimista sobre el hecho de que sea cual sea el resultado de las elecciones iraníes, en todos los casos, los estadounidenses y los iraníes están de acuerdo en la necesidad de resolver esta crisis que envenena a todo el mundo.

euronews:
¿Es igual de optimista sobre un posible levantamiento de las sanciones? porque eso es lo más problemático ahora.

Bernard Hourcade:
Exactamente. Ahora corresponde a los países occidentales que han impuesto sanciones bilaterales, las sanciones de la ONU, hacer un programa para levantarlas progresivamente, y esa es evidentemente la condición indispensable para que haya un acuerdo entre las dos partes.

No se trata de que Irán acepte todo y no reciba nada. Por tanto, el levantamiento de las sanciones y el programa de normalización entre Irán y Estados Unidos, que es al final la cuestión clave, si eso se decide, el resto vendrá sólo. Y esa es la cuestión que está ahora sobre la mesa. Ambas partes hablan de las condiciones de esa discusión, o dicho de otra forma, se está de acuerdo sobre el principio.

euronews:
Pero también hicieron esos esfuerzos con los reformistas, con Jatamí, pero no lo consiguieron…

Bernard Hourcade:
En 2003, cuando los europeos firmaron el acuerdo con Irán, los europeos estaban solos, porque Estados Unidos estaba en contra.
Los estadounidenses querían la caída del régimen iraní, y no se hizo nada porque los occidentales no estaban de acuerdo entre ellos sobre una solución.

Además, había otro problema en Irán, y es que Jatamí y Jamenei no estaban de acuerdo. Sabemos perfectamente que en tres ocasiones, Ahmadinedjad ha llegado a acuerdos con Estados Unidos sobre la energía nuclear, pero Jamenei no estaba de acuerdo.

Ahora si el presidente y el Guía están en el mismo campo, tienen la misma política, habrá una unidad del poder, lo que no quiere decir que vaya a ser el paraíso, pero al menos no habrá una división interna y en el campo occidental, Estados Unidos puede imponer su voluntad a Irán porque la crisis económica impone un cierto consenso.

euronews:
Volvamos un poco a la vida política, con todo lo que ha sucedido en los últimos dos años entre el Guía Supremo y el presidente Ahmadinedjad. ¿Qué futuro político contempla para Ahmadinedjad después de todos los problemas que ha tenido con el Guía?

Bernard Hourcade:
Con Ahmadineyad nos hemos equivocado mucho. No es para nada un ultraconservador loco, de hecho no es conservador, al contrario, es más bien dinámico. Tal vez sea reaccionario, pero es una persona hiperactiva y ha emprendido reformas económicas en Irán extremadamente duras pero alabadas por el Fondo Monetario Internacional.

En varias ocasiones ha buscado el acuerdo con Estados Unidos sobre el programa nuclear. Y por lo que veo actualmente en Irán hay una oposición entre un Irán popular de provincias, de pueblos pequeños, de zonas rurales, de la gente que se siente un poco olvidada con una cierta aristocracia de la revolución ya se trate de reformistas, de conservadores, de antiguos guardianes de la revolución, que han sido el establishement de la república islámica.

Tal vez ahora esté llegando una segunda fase, que es una fase de ruptura social y de una revolución o de un cambio que va a desatar una oposición entre los desheredados de Irán y una cierta aristocracia o burguesía que se ha enriquecido mucho en los últimos años.