Última hora

Última hora

Turquía:¿llegó la hora de Gul?

Leyendo ahora:

Turquía:¿llegó la hora de Gul?

Tamaño de texto Aa Aa

Lejos de renunciar a su gira por el Magreb, Recep Tayip Erdogan se dijo hace unas horas convencido de que las manifestaciones que se están produciendo en su país, sin precedentes desde la llegada al poder del AKP, habrán terminado antes de que vuelva a Turquía el jueves.

Una actitud considerada arrogante por quienes denuncian la deriva autoritaria del primer ministro y exigen su dimisión.
Algunos analistas consideran que a fuerza de mostrarse inquebrantable, Erdogan podría perder el control.

Desde el Gobierno, los manifestantes son tildados de extremistas, y la represión continúa. El tono de Erdogan contrasta poderosamente con el del presidente.

Recep Tayip Erdogan. Primer ministro de Turquía:
“Elementos extremistas han organizado esta protesta a la que desafortunadamente se ha unido otra gente. Quienes no consiguieron derrotarnos en unas elecciones democráticas están intentando hacerlo utilizando estos métodos”

Abdulá Gul. Presidente de Turquía:
“Si hay objeciones o críticas fuera del periodo electoral, es natural expresarlas. Para eso están las protestas pacíficas”

Mucho más conciliador y flexible, para muchos, Abdullah Gul podría salir reforzado de la revuelta.

Gul y Erdogan crearon el AKP en 2001. El Partido de la Justicia y el Desarrollo surgió de la escisión de varios miembros del Partido del Bienestar, la formación islamista de Necmetin Erbakan.

El AKP, que se define como un partido conservador moderado, de tendencia islamodemócrata,

sorprendió a propios y extraños en noviembre de 2002 al ganar las elecciones legislativas con un amplio porcentaje que le permitió prescindir de las coaliciones y tener mayoría absoluta en el Parlamento.

Privado en un primer momento del puesto de primer ministro por inelegibilidad, Erdogan se ve obligado a ceder a Gul, número dos del partido la jefatura del Gobierno.

En 2003 recupera el cargo, en el que permanece tras ser reelegido en 2007 y en 2011.

Durante ese tiempo Gul ocupa la cartera de Exteriores. Posteriormente, en 2007, es elegido presidente de la República, un puesto esencialmente honorífico.
El eterno segundón no goza de la popularidad de la que se vanagloria el primer ministro, pero sí de los favores del muy influyente Movimiento de Solidaridad Musulmana Hizmet.

Los dos hombres se han ido alejando poco a poco, pero sus relaciones se tensaron abiertamente a partir de 2011. Durante las legislativas de ese año, Erdogan elimina de las listas a los candidatos cercanos al presidente, que ya no esconde sus reservas sobre la política del primer ministro. La prueba de que Gul podría tener un importante papel que jugar en esta crisis es que desde las redes sociales se le pide al presidente que se “ponga manos a la obra” y se le recuerda que “el deber” le llama.