Última hora

Última hora

Veinte años bailando en el Sónar

Leyendo ahora:

Veinte años bailando en el Sónar

Tamaño de texto Aa Aa

Barcelona, 13, 14 y 15 de junio

Parece que fue ayer cuando celebrábamos el décimo cumpleaños del Sónar, en un palacete de Montjuïc. Y, que fuera anteayer, cuando asistimos a los primeros conciertos de la primera edición en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB). Concretamente, al del grupo madrileño Esplendor Geométrico.

Por la noche, en la sala Apolo, escuchamos por primera vez en directo el trance centroeuropeo de Sven Väth encaramado en un podio y con aspecto de gurú. Y Atom Heart, Vapour Space y Álex Martín dándole una vuelta de tuerca a los sonidos con máquinas. La sensación de que, en Barcelona, en aquel tan lejano y tan próximo 1994 estaba pasando algo lo han confirmado estas dos décadas. Sí, se estaba creando el festival de referencia mundial para las músicas electrónicas.

Veinte años después, el Sónar sigue llevando la iniciativa y se permite presentar un cartel donde no hay una jerarquía de nombres sino una imagen conceptual que arrastra a los demás. Uno de los elementos que le han distinguido de la mayoría de otras manifestaciones similares ha sido su sentido del humor lleno de lecturas iconoclastas. No había necesidad de dibujar luces de neón o microprocesadores para identificar su estilo. Al revés, las imágenes de la vida cotidiana que imagina anualmente Sergio Caballero (una de las tres patas de la organización) son más elocuentes que cualquier pretendida alegoría. Este año, con unas majorettes barbudas en plena ciudad dormitorio checa al ritmo del ‘Strings of life’ de Derrick May.

Uno de sus mayores aciertos fue conjugar la cultura ‘rave’ que se extendía en los años noventa con los cenáculos culturales como el CCCB y el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA). Y en medio de un Raval que se internacionalizaba y era bendecido cada mes de junio por el sol mediterráneo. Tras habernos quedado encajonados en el portal que daba al césped artificial de la plaza central y haber seguido las actuaciones en las barandillas laterales del subterráneo, en esta vigésima edición se produce un cambio físico que hará correr lágrimas de nostalgia pero ganar espacio y comodidad. El Sónar de día se traslada al recinto ferial Montjuïc I (el mismo del Mobile Congress World), en línea directa por tren con el multitudinario Montjuïc II del Sónar nocturno en L’Hospitalet de Llobregat.

Un cambio parecido al que se produjo hace doce años cuando se abandonó para la noche el pabellón de la Mar Bella, al lado del mar, por las inmensas naves de Montjuïc II. Ya no se ve amanecer el sol junto a la playa, aunque ahora se puede circular más fácilmente de un escenario a otro. Y quedar en los autochoques si se ha perdido la compañía.

Porque lo importante es la música y ese eclecticismo bien entendido que programan desde hace cuatro lustros Enric Palau (trotamundos de festivales) y Ricard Robles (el comunicador de un evento tentacular en fondo, forma y geografía, acompañado de la políglota Georgia Taglietti). Durante estos veinte años, no hay estilo nuevo que no haya pasado por sus manos sin que se hayan manchado con modas pasajeras. Eso les ha permitido incluso exportar la marca a Londres, Chicago, Tokio, Sao Paulo, Ciudad del Cabo o Reikiavik.

Para esta ocasión se combinan nombres atemporales como Kraftwerk, y sus discos revisados en 3D comandados ya solo por Ralf Hütter, o Pet Shop Boys, y su eterna melancolía de sintetizadores pop, con los últimos llegados a las pistas de baile. Es el momento para descubrir el ‘trap’ (Baauer y su ‘Harlem Shake’ contextualizado), el ‘brostep’ (el nuevo terror de las chicas norteamericanas Skrillex, banda sonora para ‘Spring Breakers’) o el ‘moombathon’ (Diplo y su cruces entre el electro house y el reggaeton).

Entre medio, 130 artistas de todos los registros, miras, alcance y pelaje: Coàgul, EVOL, Modeselektor, JESSE & Jimi Tenor, Gold Panda, Liars, Sébastien Tellier, Francesco Tristano, Metro Area, Mykki Blanco, Pascal Comelade & Richard Pinhas, Karl Hyde, Lindstrom & Todd Terje, Matthew Herbert, ZA!, La Bien Querida, Atom TM, bRUNA, Diamon Version, Jamie Lidell, Ólafur Arnalds Trio, Sherwood & Pinch, Raime, Bat For Lashes, Nicolas Jaar, Two Cinema Door, Diplo/Major Lazer, Maya Jane Coles, Derrick May, Richie Hawtin, Skip & Die, Fatima Al Qadiri, Jackson And His Computer Band, Chromatics, Felix Kubin & James Pants, Mary Anne Hobbs, Dinos Chapman, Darkstar, AlunaGeorge, Vatican Shadow, TNGHT, Jurassic 5, Delorean, 2manydjs, Busy P, Justice djs, Paul Karlbrenner, Skream, Seth Troller, Laurent Garnier, Max Richter…

Y, como conexión con esa primera edición en que todavía éramos adolescentes y nos creíamos los más listos de Barcelona, una aparición estelar y de justicia con tres djs locales que ya estuvieron presentes hace veinte años: Zero (Raül G. Pratginestós), César de Melero y Ángel Molina. Sin ellos, la ciudad tampoco sería lo que es ahora.

Vicenç Batalla