Última hora

Última hora

El impresionismo de Pissarro ilumina el Thyssen-Bornemisza de Madrid

Leyendo ahora:

El impresionismo de Pissarro ilumina el Thyssen-Bornemisza de Madrid

Tamaño de texto Aa Aa

El nombre de Pissarro es una referencia obligada al hablar del impresionismo.

Un recorrido lleno de color y de detalles a través de 79 trabajos que ha reunido el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, gracias al préstamo de museos, galerías y coleccionistas privados de todo el mundo.

Una razón de peso para visitar la primera exposición monógrafica de la obra del pintor francés, organizada en España.

“Fue efectivamente, en un movimiento que era un movimiento de individualistas porque casi todos, Monnet, Renoir, eran pintores poco interesados en crear discípulos, Pissarro fue el que más generosamente se entregó a los jóvenes. Fue un pintor que ayudó a Cezanne a aprender lo que era el impresionismo. Enseñó a Gauguin y le ayudó a convertirse en pintor profesional. Probablemente dio consejos a Van Gogh durante los años 1880. Y ayudó también a los neoimpresionistas como Seurat y Seignac e incluso a Matisse”, explica el comisario de la exposición, Guillermo Solana.

Los paisajes de la Francia rural del último cuarto del siglo XIX y las escenas cotidianas de la vida urbana en París son una buena muestra de la capacidad que tuvo Pissarro para trasladar la luz a sus pinturas, como destaca Solana: “Pissarro es, durante la mayor parte de su vida, es un pintor muy del campo, muy rural y muy del campo del interior de Francia. Vive en pueblos cerca del Sena y hacia los 60 años ese paisaje rural se ha agotado un poco para él, y además tiene unas infecciones en los ojos que hacen que no pueda pintar tanto al aire libre y entonces es cuando se pone a pintar la ciudad y siempre sigue el mismo procedimiento. Ve un hotel que le gusta con una buena vista, elige una habitación de hotel, instala su estudio allí y durante tres meses pinta una serie de trece, catorce, quince, veinte cuadros”.

Un viaje pictórico, intenso, que marcó sin duda el relato de toda una época.

Esta exposición monográfica seguirá en Madrid hasta el 15 de septiembre antes de viajar al CaixaForum de Barcelona a partir del 15 de octubre.