Última hora

Última hora

Erdogan no da su brazo a torcer

Leyendo ahora:

Erdogan no da su brazo a torcer

Tamaño de texto Aa Aa

La policía turca pone en práctica el mensaje del primer ministro: “La paciencia tiene un límite”.

Este lunes por la mañana, el gobierno lo ha querido demostrar en Ankara, donde el las protestas cada vez están cogiendo más fuerza. En el parque Kugulu, se han desmontado todas las tiendas de campaña y desalojado a los manifestantes.

Es Estambul, dos semanas después del inicio de las revueltas, el parque Gezi y la plaza Taksim, iconos de la revuelta, siguen recordando irremediablemente al movimiento indignado que sacudió España en 2011.

La polarización social y política se hace más profunda en Turquía. La movilización contra Erdogan no sólo no flaquea, sino que se vigoriza con el paso de los días.

El domingo ante los suyos y en Ankara, el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, volvía a cuestionar la representatividad y el carácter democrático de este movimiento, y aún no está claro si finalmente habrá una reunión con algunos de sus representantes.

“Sólo podemos ser cuestionados por la gente de Turquía, no por grupos marginales. Ellos sólo nos pueden contestar a través de las urnas.”

Los enfrentamientos, aunque menos graves, siguen produciéndose tanto en Ankara como en Turquía.

También se han extendido a otras ciudades como Izmir.

El balance, de momento: dos manifestantes muertos y un policía, tres en coma y más de 4.000 heridos

El movimiento de los indignados turcos acusa a Erdogan de autoritario y critican que sólo gobierna para la mitad del país que lo votó, intentando imponer un estilo de vida conservador y religioso aprovechando la mayoría parlamentaria de su partido, el AKP.