Última hora

Última hora

El G-8 de Cameron aborda la evasión fiscal

Leyendo ahora:

El G-8 de Cameron aborda la evasión fiscal

Tamaño de texto Aa Aa

Redoblar de tambores en Londres contra el G8. Fue el martes pasado, antes de la cumbre en Irlanda del Norte de los 8 países más industrializados. Un grupo de decisión demasiado opaco según esta manifestante:

Peggy. Manifestante:
“Pueden reunirse cuantas veces quieran, no me importa, pero tienen que ser transparentes, porque toman decisiones que afectan a nuestras vidas”

El anfitrión de la cumbre, el primer ministro David Cameron, en las imágenes con su homólogo canadiense Stephen Harper, ha incluido en el orden del día la evasión fiscal. La serie de escándalos y de revelaciones de los últimos meses han puesto bajo la presión de la opinión pública a los dirigentes políticos.

Según la Red de Justicia Fiscal, la evasión global cuesta 2 billones 300 mil millones euros anuales a los Estados, y cifra en 24 billones de euros la suma escondida en paraisos fiscales.

En la Unión Europea, la evasión fiscal representa anualmente un billón de euros. Una situación intolerable para los contribuyentes que sufren las políticas de austeridad.

A su llegada a la cumbre europea de Bruselas el 22 de mayo, David Cameron se comprometió, a llevar el asunto al G8.

David Cameron. Primer ministro británico:

“Tenemos que asegurarnos de que las empresas pagan los impuestos establecidos, y para eso se precisa cooperación internacional, e intercambio de información fiscal. Esta será la prioridad de mi cumbre del G8 que tendrá lugar dentro de un mes y es importante que también sea la prioridad de la UE”

Los líderes políticos afrontan las llamadas estrategias de optimización fiscal de las multinacionales que pagan sumas ridículas en impuestos en los mismos países donde obtienen enormes beneficios.

La canciller alemana, Angela Merkel, aseguraba al final de la cumbre.

Angela Merkel. Canciller alemana:

“Trabajaremos para asegurarnos de que las compañías pagan más donde están basadas, pero para lograr esto, también hay que luchar contra los paraísos fiscales”

Gigantes mundiales como Starbucks, Apple, Google o Amazon han sido vilipendiados en los últimos meses por haber reducido considerablemente, y no necesariamente violando la ley, los impuestos que pagan en Europa y en Estados Unidos.