Última hora

Última hora

Qalibaf ¿tras los pasos de Ahmadinejad?

Leyendo ahora:

Qalibaf ¿tras los pasos de Ahmadinejad?

Tamaño de texto Aa Aa

En Teherán y en las principales ciudades del país se da por descontado que tendrá muchos votos. Mohamed Qalibaf, se ha mostrado especialmente activo en la capital: ha construido autopistas y parques,y mejorado los transportes públicos y los barrios periféricos.

Una popularidad que no tenía cuando se presentó por primera vez a las presidenciales. Fue en 2005, y fue el comienzo de su singladura política. Qalibaf acababa de despojarse del uniforme militar que se puso a los 18 años para la guerra contra Irak.

En aquella ocasión, las urnas dieron la victoria al entonces alcalde de Teherán, Mahmud Ahmadinejad. Qalibaf, que decía no pertenecer a ningún partido, tuvo que conformarse con la cuarta posición. Ahora espera que su paso por la alcaldía de Teherán le sirva también de trampolín.

En aquella época, Qalibaf no tenía una buena reputación. Ascendido muy pronto a general, dirigió la represión contra los estudiantes durante las revueltas de 1999.

Un año después, el Guía Supremo le puso al frente de la policía, puesto que ocupó hasta 2004. Durante su mandato se sucedieron las reformas de la institución, pero también se multiplicaron las detenciones de intelectuales.

Su fracaso en las presidenciales de 2005 le allanó el camino a la alcaldía de Teherán. Muy crítico con el presidente, su rivalidad ocupa en muchas ocasiones los titulares de la prensa.
Recientemente, Qalibaf se ha acercado a los conservadores moderados y intenta tender puentes con los reformistas.

Su campaña se ha basado esencialmente en la economía. recordando sin cesar sus orígenes modestos, promete a los más desfavorecidos crear empleos y controlar la inflación. Destacando los logros de su gestión de la capital, corteja tanto a la clase media urbana como a la población rural.

En sus mítines ha hablado poco del programa nuclear iraní y criticado mucho al actual régimen.

Mohammad Baqer Qalibaf:
“Nuestra diplomacia no ha conseguido cumplir ninguno de los objetivos fijados en política Exterior”

Un discurso que le ha granjeado nuevos apoyos en la recta final de la campaña.