Última hora

Última hora

La clase media brasileña pide más servicios públicos y menos fútbol

Leyendo ahora:

La clase media brasileña pide más servicios públicos y menos fútbol

Tamaño de texto Aa Aa

Una clase media que antepone los servicios públicos al fútbol.
Sucede en Brasil, país anfitrión de la Copa del Mundo 2014 y donde el fútbol es algo más que el deporte nacional.
Estos manifestantes prefieren que los 11 mil millones de euros que costará organizar el acontecimiento deportivo se inviertan en hospitales y colegios.

La chispa que ha hecho estallar la cólera ciudadana es un banal aumento de 20 centavos el precio del billete de autobús en Sao Paulo.
La ciudad de 11 millones de habitantes está llena de pintadas denunciando el precio del billete: 3,20 euros.

Los residentes en Sao Paulo pagan el billete de autobús más caro del mundo en relación con sus salarios.

El alcalde de la ciudad, Fernando Haddad, del gubernamental Partido de los Trabajadores, no considera que el aumento de la tarifa sea excesivo:

Fernando Haddad. Alcalde de Sao Paulo:
“Hemos hecho esfuerzos a lo largo del año para que el reajuste del precio del billete fuera inferior a la inflación. Hemos destinado 600 millones de reales a subsidios”

Las protestas tienen como telón de fondo una economía que pierde fuelle

El PIB brasileño sólo aumentó un 0,9% en 2012, y un 0,6% en el primer trimestre de este año.
La inflación se sitúa en el 6,5% anual. Y aunque el paro ronda el 5,5% para muchos brasileños es difícil llegar a fin de mes. Sobre todo por los precios de los alimentos, que han aumentado mucho en los últimos tiempos, como señala esta mujer que compra en este mercado de Río de Janeiro:

Katia Nascimento: “La semana pasada una bolsa de verduras como esta costaba 1.50 reales, (50 céntimos) hoy ya cuesta dos reales (setenta céntimos). Cada vez sube más y cada vez es más difícil comprar”

Séptima economía del planeta, Brasil sigue teniendo enormes desigualdades sociales pese a los años de vigoroso desarrollo económico.
El país carece también de infraestructuras de calidad, pero destinará miles de millones para la Copa del Mundo de fútbol el año que viene y para los Juegos Olímpicos, en 2016.