Última hora

Última hora

Rotterdam, ciudad de festivales

Leyendo ahora:

Rotterdam, ciudad de festivales

Tamaño de texto Aa Aa

Con el puerto más grande de Europa, Rotterdam se encuentra en un punto geográfico estratégico, en la desembocadura del Rin y el Mosa, una de las regiones más dinámicas del continente.

“La Manhattan del Mosa”. Así se conoce a esta ciudad, convertida en la capital holandesa de la arquitectura, gracias a la combinación entre tradición y vanguardismo. Rotterdam es amplias zonas comunes, tiendas, restaurantes, oficinas y un sin fin de emplazamientos dedicados al arte y la cultura.

“Rotterdam es una ciudad nueva”, nos explica Jaeren Everaert, que trabaja con grandes proyectos artísticos en espacios urbanos. “Fue bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial, así que tuvo que ser reconstruida desde cero. Es una cuidad con mucha diversidad, y creo que eso genera una unidad”.

Everaert ha creado su propia compañía, Mothership, vistiendo espacios urbanos con la arquitectura y el diseño gráfico como prendas.

“Este es un proyecto especial”, nos muestra Everaert mientras señala el enorme dibujo de Guillermo Alejandro sobre la fachada de un edificio. “Fue realizado especialmente para los actos de coronación de nuestro nuevo Rey. Por la noche se convierte en una animación, se mueve y parpadea. Es uno de los proyectos de los que más orgullosos estamos”.

Los espacios públicos son en sí un manifiesto de la nueva Rotterdam: monumental, elegante y original.

Rotterdam tiene una política ambiciosa en cuanto al apoyo a la cultura, especialmente durante sus festivales, los cuales se han convertido en el mejor instrumento de presentación de la ciudad y acogida al turista.

Antoinette Laan, Concejal de Cultura, nos habla de la perfecta unión entre Rotterdam y los festivales:
“Rotterdam es una ciudad repleta de arte y cultura, y los festivales son la mejor manera de presentación. La gente viene, la gente joven viene, y no les cuesta nada ya que tienen lugar en espacios abiertos”.

Este año, dos festivales se han unido en uno, el Rotterdam Unlimited. Múltiples desfiles callejeros inundan la ciudad durante varios días de fiesta.

“Esto supone mucho para nosotros”, confiesa Laan. “Como pueden ver nuestro festival veraniego ahora se llama Rotterdam Unlimited. Se trata de algo internacional. Gente de todo el mundo viene a ver esto. Pero lo mismo sucede con el festival de jazz o nuestro festival de cine. Son otros buenos ejemplos de Festivales Internacionales que son muy apreciados en el extranjero”.

En efecto, Rotterdam también puede presumir de festival de cine, celebrado cada año en el mes de enero, y comparable por tamaño e importancia a Cannes, Venecia o Berlín.

Este Festival Internacional acoge además el CineMart, pensado para que los productores busquen la financiación de sus películas. Martje van Nes está al cargo de esta idea:

“Cada año recibimos cerca de 2.000 películas, un número realmente grande de producciones. A eso hay que sumarle los 280.000 visitantes. Así que sí, somos un festival realmente grande, pero tal vez no seamos tan conocidos porque no tenemos alfombra roja.

Pero he de añadir que aquí no sólo vienes a ver películas, vienes en busca de aventuras. Y esto es lo que nos hace especiales”.

El Festival Internacional de Jazz del Puerto de Rottermam en el Mar del Norte es otro de los grandes eventos de Rotterdam. 15 escenarios, 1.200 artistas y cerca de 25.000 espectadores al día. Celebrado cada año en el mes de julio, se trata sin duda del mayor festival de jazz del mundo.

El Rotterdam Unlimited es el último gran festival de esta ciudad. Conciertos, desfiles callejeros y carnaval de verano, todo junto.

“Desde que tenía 5 años siempre soñé con ser la Reina del Carnaval de verano”, nos cuenta emocionada la nueva ganadora. “¡Y ahora lo soy!. Este desfile es maravilloso, con tanta gente de tantas culturas. Es uno de los grandes desfiles de Europa, sin duda. ¡Es magnífico!”.

La población de Rotterdam está compuesta por más de 170 nacionalidades, lo que la convierten en una ciudad joven, colorida y cosmopolita.

“Rotterdam acoge a más de 280 culturas”, nos resume un pletórico Guus Dutrieux, Director del festival. “Por eso es tan hermosa y a la vez tan fuerte. Y esa posibilidad que tienen de celebrar la diversidad es lo que les hace sentirse tan felices y orgullosos”.

En total, más de 900.000 personas han disfrutado este año del Rotterdam Unlimited, en una impresionante mezcla de culturas y géneros.

“Esta es sin duda la ciudad de los festivales”, concluye Dutrieux. “Las posibilidades aquí son ilimitadas, creando con ello una nueva cultura urbana”.

Ya entrada la tarde, y a pocos pasos del Ayuntamiento, varios conciertos con importantes cabezas de cartel: Asaf Avidan, Manu Chao u Otlandish, un grupo tan danés como internacional, ya que sus componentes son de diversas nacionalidades.

Isam Bachiri, de Outlandish, describe mejor que nadie lo que es Rotterdam Unlimited:
“Es una locura, tanta gente, tantos colores, tantos tipos de festivales multi culturales…¡esto es Rotterdam!”.

Como colofón y fin de fiesta, el inimitable Manu Chao. Un artista generoso, dinámico y abierto al mundo. Como Rotterdam.