Última hora

Última hora

Un embarque automatizado en los aeropuertos

Leyendo ahora:

Un embarque automatizado en los aeropuertos

Tamaño de texto Aa Aa

Millones de personas viajan cada día en avión y pasan controles de seguridad cada vez más complicados en el aeropuerto. Mediante un tipo de control más sencillo se podría ahorrar tiempo y evitar el nerviosismo a los pasajeros.

En el Salón Aeronáutico de París, la empresa francesa Safran ha presentado este control de embarque automatizado.

La ejecutiva Christine Riveau nos presenta el sistema Morpho-Safran de embarque automatizado: “No solo es un recorrido, se trata sobre todo de democratizar los viajes aéreos. Hoy día no podríamos imaginarnos tomar el metro en París y que el controlador picara el billete a mano. Así que es importante acompañar a los pasajeros pero también automatizar esa rutina y que los pasajeros por sí mismos tengan el control del proceso.”

La tarjeta de embarque tiene asociadas las huellas dactilares del pasajero. Estos han de pasar por un detector de objetos peligrosos, que puede detectar incluso trazas de sustancias explosivas.

No es necesario eliminar los líquidos del equipaje de mano, el sistema es capaz de reconocerlos y deja pasar los líquidos inofensivos.

En todo momento se puede seguir en pantallas especiales la progresión de la fila.

Por último, el control del pasaporte biométrico es automático, mediante el reconocimiento de los ojos o la cara.

El operador interviene sólo cuando el pasajero lleva algo sospechoso, y procede a una inspección exhaustiva. Con el tiempo, la información personal del pasajero se elimina del sistema.

La tecnología puede simplificar el proceso de embarque, pero también plantea soluciones para reducir el consumo de combustible y la contaminación.

En Le Bourget se presentó un modelo de avión de pasajeros que, para sus movimientos en tierra, no utiliza los reactores, sino unos motores eléctricos instalados en las principales ruedas del tren de aterrizaje. Estos se accionan con la turbina auxiliar de la aeronave.

Olivier Savin, vicepresidente ejecutivo de Green Taxiing System JV nos presenta las ventajas de este sistema: “Durante una hora y media por cada vuelo, 7 u 8 veces al día, cada día, los aviones consumen carburante. Durante las maniobras en el aeropuerto, el avión va a consumir más de una tonelada de carburante. La solutivo que propone Safran y Honeywell es precisamente motorizar las ruedas de los aviones y dejar de utilizar los motores. Los próximos años los aeropuertos estarán cada vez más congestionados, y se tendrá que optimizar el tráfico de aviones. Nuestro sistema propone una solución muy conveniente.”

El sistema podría ser operacional de aquí al año 2016.