Última hora

Última hora

Shanghái reúne a las mayores marcas de lujo del mundo

Leyendo ahora:

Shanghái reúne a las mayores marcas de lujo del mundo

Tamaño de texto Aa Aa

No hay tabús para el lujo en China. El salón Luxuria, en Shanghái, vende el trono de esmalte y oro en el que se sentó la reina Isabel II de Inglaterra durante la reciente celebración de los sesenta años de su coronación y que fue diseñado por el chino Shi Jun. Su precio estimado: unos 123.000 euros. Y no será difícil que tenga comprador porque, según un estudio, el chino debe convertirse en el tercer mercado mundial de productos de lujo de aquí a 2015, según un estudio.

“Los chinos son cada vez más importantes para este mercado”, corrobora el fabricante de relojes suizos Amarildo Pilo. “La civilización es así: como más conoces, más tienes interés en los productos y más te gustan los originales”.

En los últimos cuatro años, los gastos en artículos de lujo por parte de los chinos se ha incrementado entre un dieciséis y un veinte por ciento y más del setenta por ciento de los que viajan al extranjero aprovechan para realizar una de estas compras.

“Aun hay muchas personas que piensan que, como más caro es un producto, mejor es”, comenta la organizadora del salón Zhai Wenjing. “Puede que sea el símbolo de su identidad. Pero los que realmente buscan una calidad de vida, prestarán más atención al valor espiritual de los objetos personalizados”.

En esta edición 2013 de Luxuria, están presentes 86 marcas de más de doce países. De Estados Unidos a Francia, pasando por el Reino Unido, Alemania e Italia. A la cita no solo acuden los ya implantados en China Louis Vuitton, Gucci o Burberry, sino también otras compañías más pequeñas que empiezan a buscar sus primeros clientes en el país.