Última hora

Última hora

Snowden: ¿héroe o traidor?

Leyendo ahora:

Snowden: ¿héroe o traidor?

Tamaño de texto Aa Aa

Edward Snowden asegura que reflexionó mucho antes de publicar los detalles del programa PRISM, una máquina para espiar a todos los estadounidenses contraria a la democracia según el exconsultor de la NSA, la Agencia de Seguridad Nacional.

Edward Snowden:
“Si hubiera querido dañar a EEUU, habría podido apagar el sistema de vigilancia en una tarde. Pero esa no es mi intención. Los que crean eso, que se pongan en mi lugar, viviendo una vida privilegiada en Hawai, ganado un montón de dinero, que se pregunten qué les haría abandonarlo todo”

En efecto, el joven trabaja para Booz Allen Hamilton Holding Corporation, por un salario medio de 122 mil dólares anuales según la compañía, que es una subcontrata de la Agencia de la Seguridad Nacional.

Snowden filtra información secreta sobre las técnicas de vigilancia por internet y por teléfono y el almacenamiento indefinido de los datos obtenidos.

El 20 de mayo, sin despedirse de su nocia y con los documentos bajo el brazo se va de Hawai y pone rumbo a Hong Kong.
En la ciudad china hace sus explosivas revelaciones a los periodistas del Washington Post y The Guardian. Durante tres semanas se esconde en el hotel Mira, posteriormente se muda varias veces de un apartamento a otro.

Tras identificarse como el autor de las filtraciones y temiendo pasar meses en las cárceles de Hong Kong a la espera de una eventual extradición a Estados Unidos, Snowden negocia una salida con las autoridades de Hong Kong através de sus abogados.

Albert Ho. Abogado de Snowden: “Un intermediario pidió a Snowden que se fuera de Hong Kong y le ofreció garantías de que no sería detenido en el aeropuerto”

Acompañado por Sarah Harrison, miembro de Wikileaks, Edward Snowden embarca en un vuelo de Aeroflot con destino a Moscú el 23 de junio. Un día después, tenía previsto un vuelo rumbo a La Habana, pero los periodistas a bordo de ese vuelo de Aeroflot con destino al aeropuerto José Martí de la capital cubana no vieron a Snowden en el avión. Su asiento, el 17B, permaneció vacío.