Última hora

Última hora

Acuerdo para los rescates bancarios europeos con acreedores y accionistas en primera línea

Leyendo ahora:

Acuerdo para los rescates bancarios europeos con acreedores y accionistas en primera línea

Tamaño de texto Aa Aa

Los veintisiete acuerdan las reglas para los próximos rescates bancarios en la Unión Europea, después de que Alemania retirara su oposición. Ahora, los contribuyentes estarán en la última fase de la cadena y se establece una jerarquía para que sean por este orden acreedores, accionistas, poseedores de productos híbridos, de títulos no garantizados y los depósitos de más de cien mil euros los que carguen con las pérdidas. El acuerdo se produjo de madrugada en Bruselas en la reunión del Ecofin.

“Estas normas de resolución son un pilar esencial para la unión bancaria y el acuerdo de esta noche marca un paso mayor para romper el círculo vicioso entre la crisis de los bancos y la deuda soberana”, resumió el ministro irlandés de Economía, Michael Noonan, como anfitrión del Ecofin.

Según la reglamentación anunciada, si la quita privada del banco en crisis aun no es suficiente después se activará un rescate con el fondo propio que las entidades financieras deberán poner en marcha por país.

“En el futuro, a los inversores sanos también se les requerirá para pagar la factura”, apunta el analista bursátil alemán Fidel Helmer. “No es muy agradable para las personas incumbidas, pero calma a los mercados al saberse que los Estados no volverán a pagar por los errores de sus bancos”.

La posibilidad de que sean los contribuyentes los que acaben asumiendo el rescate solo se dará cuando corran peligro también los depósitos de menos de cien mil euros. En esta circunstancia, actuará el fondo europeo de rescate (MEDE) bajo la dirección del Banco Central Europeo.

Con este sistema, se deja contento a Alemania que quería alejar al máximo esta opción para no repetir el ejemplo del rescate bancario a España el año pasado. Y se evita el bochorno de lo acaecido en Chipre cuando se aprobó, de entrada, gravar a los pequeños ahorradores. Aunque aun queda para interpretaciones lo que ocurra con los depósitos de más de cien mil euros.