Última hora

Última hora

España, a la final de la Confederaciones: el sufrimiento merece la pena

Leyendo ahora:

España, a la final de la Confederaciones: el sufrimiento merece la pena

Tamaño de texto Aa Aa

España jugará la final de la Copa Confederaciones después de eliminar a Italia en una semifinal muy intensa y disputada, que terminó con empate a cero en el tiempo reglamentario. Italia fue mejor en la primera parte y en la segunda España fue a más, aunque nunca estuvo cómoda. En la prórroga, pese a gozar ambos equipos de ocasiones, sobre todo España, ninguno vio portería. En la tanda de penaltis, tras el fallo de Bonucci, decidió Navas, que dio el pase a La Roja. El domingo, en Maracaná, el duelo por el título contra Brasil.

España e Italia vivieron un duelo apasionante en cuanto a entrega y disputa. Los italianos supieron desactivar el estilo ofensivo y puro español y obligaron a los de Del Bosque a ponerse el mono de trabajo. Las mejores oportunidades en el tiempo reglamentario fueron para los italianos, que conviritieron de nuevo a Casillas en héroe con dos paradas salvadoras en la primera parte.

En la segunda, Italia dio un paso atrás pero España no conseguía hacerle daño. El cansancio físico por la humedad y la alta temperatura, además de por el esfuerzo, pasó factura y los dos equipos llegaron a los últimos minutos agotados. El 0-0 seguía en el marcador y todo parecía encaminado hacia la prórroga.

Así sucedió. En el tiempo extra fue Italia quien comenzó asustando con un disparo a la madera de Giaccherini. Del Bosque movió la pizarra y España ganó en posesión. Con el balón, las ocasiones para La Roja empezaron a sucederse ante una Italia que ya no lo tenía tan fácil. Piqué, Jordi Alba, Javi Martínez, Mata y, sobre todo, Xavi (con un disparo al poste tras tocar Buffon) gozaron de buenas oportunidades. España encerró a Italia pero los transalpinos mantuvieron el tipo para forzar los penaltis.

Ahí decidió Jesús Navas, después del fallo de Bonucci, que envió fuera su lanzamiento, el séptimo para los suyos.

España jugará por el título en la gran final del próximo domingo, ante el anfitrión, Brasil, en el estadio de Maracaná de Río de Janeiro.