Última hora

Última hora

Mandela, "crítico pero estable"

Leyendo ahora:

Mandela, "crítico pero estable"

Tamaño de texto Aa Aa

La esperanza sobrevuela el hospital de Pretoria donde está ingresado el gran símbolo de Sudáfrica.

Crítico pero estable. Aunque existe confusión sobre el estado real de salud de Mandela, alimentada por los diferentes miembros familiares que hablan a los medios de comunicación, el presidente sudafricano Jacob Zuma, ha despejado dudas: “nada ha cambiado”.

Más de veinte días en el hospital, un semana en estado crítico. Nuevamente, una infección pulmonar. Un tiempo que tiene emocionalmente agotado al pueblo sudafricano, que se niega a perder una esperanza alimentada por rezos, cantos, himnos y pancartas:

“Que un hombre como él esté en esas condiciones afecta a muchos sudafricanos, así que le deseamos lo mejor y que se recupere con el tiempo”, dice una joven.

Aunque, como héroe que es, cuesta hacerse a la idea de que Mandela es un mortal más, cada vez hay más sudafricanos resignados, que se dan cuenta que su viejo mentor ya tiene 94 años.

“Es suficientemente mayor para irse, por eso no entiendo la razón por la que están intentando mantenerle. Si Dios dice sí, que le dejen ir. Estar así, enchufado a las máquinas en un hospital tanto tiempo, debe ser muy penoso para él”, comenta una vecina que vive cerca del hospital.

Su actual esposa, la mozambiqueña Graça Machel, que le acompaña en todo momento, prefiere no añadir más información a los periodistas ávidos de cualquier novedad en busca del titular. La hija mayor de Mandela incluso llamó buitres a la prensa internacional.

Por otra parte, Winnie Mandela, su ex esposa, dijo el jueves que Madiba había experiementado una gran mejoría, provocando más especulaciones.

Y como telón de fondo, una disputa entre los familiares sobre el lugar donde debe ser enterrado el gran Madiba.