Última hora

Última hora

La cólera social se desborda en Egipto tras el primer año de Gobierno de Mursi

Leyendo ahora:

La cólera social se desborda en Egipto tras el primer año de Gobierno de Mursi

Tamaño de texto Aa Aa

Para un poder político, un año es poco tiempo, pero los egipcios lo han vivido como una eternidad plagada de desilusiones.

Para muchos, la situación no ha mejorado absolutamente nada en estos 12 meses, más bien al contrario, y el primer presidente elegido tras la revolución ha perdido apoyos y decepcionado las esperanzas que suscitó hace un año.

Aunque heredaba una situación delicada lo que se le reprocha a Mursi entre otras cosas es que no haya sido capaz de rodearse de personas competentes capaces de ejecutar sus promesas.

Ahmed Maher. Líder del Movimiento 6 de Abril:
“El primer presidente de después de la revolución lo tiene difícil. Tiene un peso enorme y nadie sostiene lo contrario, pero ellos dicen: “tenemos la solución, tenemos un proyecto de renacimiento y vamos a resolver todos los problemas de Egipto.” Pues que nos lo demuestren.”

El movimiento 6 de Abril, que surgió para acabar con el régimen de Mubarak, lucha ahora contra Mursi. Es uno de los que apoyan a la asociación Rebelión que ha reunido 22 millones de firmas pidiendo la dimisión del Gobierno.

Más allá de las divisiones políticas y de los retrocesos en las libertades que han impuesto los Hermanos Musulmanes, los egipcios han visto deteriorarse su vida cotidiana, y ese es uno de los principales fracasos de Mursi.

Para llenar el depósito de gasolina, por ejemplo, se necesita un promedio de cinco horas. La población está sencillamente exasperada:

“Para Mursi, señala esta mujer, la solución es decir: “gracias, no he podido hacer nada por este país” y dejarlo en manos de alguien que sí que pueda hacer algo. No debe avergonzarse de reconocer que es incapaz de hacer algo”

El paro sigue aumentando y la caída de la libra egipcia ha provocado una inflación galopante que penaliza a todo el mundo. El precio del pan, problemático en Egipto desde hace mucho tiempo, no ha dejado de aumentar, al igual que los de la fruta y la verdura.

“Si antes algo costaba una libra egipcia, ahora cuesta entre cuatro y cinco”, se lamenta este joven.

También las arcas estatales se vacían. Los inversores se han retirado y el turismo, uno de los motores de la economía nacional hasta la revolución sigue de capa caída.

Principal recurso del país, el sector representaba una cuarta parte de sus ingresos en divisas y el 12% del PIB antes de la revolución, pero sólo en 2011 se ha reducido en un tercio.

La inestabilidad, la revolución, pero también el temor de muchos turistas a viajar a un país islámico se traduce en playas y hoteles vacíos.