Última hora

Última hora

Lituania: retrato de un país que salió de la crisis

Leyendo ahora:

Lituania: retrato de un país que salió de la crisis

Tamaño de texto Aa Aa

Audrey Tilve, euronews: “Puede que no todos los lituanos lo sepan, pero este país de tres millones de habitantes va a ocupar la presidencia de la Unión Europea durante los próximos seis meses. Un país que ha superado la crisis y que dice haber salido con la cabeza bien alta. Estamos en Vilna, la capital.”

Es una historia de éxito. Hace menos de dos años, tres jóvenes hermanos, dos de ellos físicos, montan una empresa para producir componentes electrónicos y láser destinado a la industria, la medicina y la defensa. Hoy exportan a Alemania, Estados Unidos y Japón. Seguramente no hubiera sido posible en otro lugar.

Dominykas Vizbaras es el Director de la empresa, Brolis semiconductors. “Somos un país pequeño, aquí todo va muy rápido, y creo que es el momento perfecto para una empresa nueva, porque tenemos todos los instrumentos financieros, empezando por los principales inversores, los fondos de capital riesgo, y un sistema bancario muy bueno.”

Hace algunos años sin embargo, Lituania sufrió una gran crisis. En 2009, su economía abierta y muy dependiente de las exportaciones cae un 15%.

El gobierno de la época decide actuar con medidas drásticas: una cura de austeridad. Ingrida Simonyte era ministra de Finanzas. “Casi una quinta parte fue en impuestos, y las otras cuatro fueron recortes del gasto de todo tipo. El período de tiempo en el que vivimos por encima de nuestras posibilidades fue muy corto, por eso creo que fue mucho más fácil volver al nivel básico porque los problemas no se convirtieron en estructurales. Y diría que en algunos países los problemas se volvieron estructurales.”

Mientras que en el resto de Europa discutimos las soluciones, los países bálticos ya han reaccionado. En 2010 Lituania volvió a crecer. Las medidas se realizaron sin concesiones: bajada de los salarios de los funcionarios, reducción de las pensiones, de la prestación por desempleo, congelación del salario mínimo y subida del IVA. Hoy el sueldo medio en Lituania ronda las 2000 litas, poco más de 600 euros al mes.

Snieguolė Andruškaitė es funcionario público y sindicalista. “El salario mínimo son 850 litas, 246 euros, y durante el invierno tenemos que pagar la calefacción que es muy cara y algunas otras cosas de la vivienda, un 50 por ciento del sueldo va a la factura de la calefacción y por supuesto somos seres humanos, tenemos otras necesidades!

Hace un año que cobra la pensión de jubilación. Lilija Morkuniene cree que es una privilegiada con sus 300 euros al mes. Pero se pregunta quién va a pagar las jubilaciones del mañana. “Medio millón de personas ha emigrado de Lituania, sí, medio millón. Y es un gran problema. Sólo quedan los mayores.”

Audrey Tilve, euronews: “Nueve años después de la adhesión, ¿cuál es el lugar de Lituania en la Unión Europea y a qué aspira? Hemos hablado con el Director del Instituto de Relaciones Internacionales de Ciencia Política de la Universidad de Vilnius, Ramunas Vilpisauskas.”

Ramunas Vilpisauskas: “Creo que cada país miembro de la Unión Europea es importante por los principios en los que se basa la Unión. Pero además, creo que Lituania tiene mucha experiencia muy valiosa por ejemplo en reformas económicas, y no sólo por la reciente reacción a la crisis financiera, sino a otras reformas de transición. Tiene experiencia en trabajar con países vecinos del este de la Unión Europea. Diría que tiene una gran experiencia en cooperación regional.”

“En los últimos años, creo que es claramente una cooperación báltico – nórdica, ambos dentro de la Unión Europea, por ejemplo con reuniones informales entre los líderes de los tres estados Bálticos y los tres países nórdicos que son miembros de la Unión Europea antes de cada cumbre, para coordinar y discutir sus posiciones. Y también más allá, para incluir también a otros países no miembros como Islandia.·

“La confianza en la Unión Europea sigue siendo alta desde la adhesión en 2004, y creo que se sigue basando en el sentimiento general de volver a Europa, lo que solía llamarse a principios de los 90 “volver a Europa”. Así que creo que es la base de un sentimiento general en lugar de un beneficio material o algo relacionado con ello.”