Última hora

Última hora

Los costes económicos y sociales del Mundial de Brasil

Leyendo ahora:

Los costes económicos y sociales del Mundial de Brasil

Tamaño de texto Aa Aa

Aunque el Gobierno lo niegue, los brasileños no están muy contentos con todos los gastos que supone la preparación de la Copa del Mundo de fútbol.

Antes del comienzo de la Copa Confederaciones miles de ellos tomaron las calles para protestar por la subida del precio del transporte público.

Muchos brasileños no entienden que se gaste tanto dinero para el Mundial y no para mejorar los servicios públicos.

“No quiero que haya corrupción en mi país. Soy funcionaria y estoy defendiendo mi puesto. Quiero que los gobernantes investiguen la corrupción que existe en este país”, denunciaba una manifestante.

“Los principales problemas son la corrupción y la falta de derechos. Cuando llueve mucha gente pierde sus casas pero los políticos solo piensan en el Mundial. No les importa nada más”, decía una habitante de una favela.

“El sistema de salud y la educación no son buenos. Brasil no está preparado para el Mundial, todavía faltan muchas cosas. El transporte público es cada vez peor”, añadía otra.

“Ahora quieren esconder la realidad y pretenden que todo está listo pero no es verdad”.

El futbolista Hulk opina que “mucha gente critica a Brasil. Tenemos violencia, criminalidad y otros problemas pero hay que ver el lado positivo: si Brasil no tuviera nada de esto sería un país perfecto”.

“Creo que si todo el mundo se centra en su trabajo no tendremos ningún problema durante el Mundial”, apunta Neymar.

Después del Mundial los 12 nuevos estadios, construidos con dinero público, serán administrados por clubs o empresas privadas. Además muchas obras de infraestructuras no están acabadas y la población no ve las mejoras.
:
“La sanidad y la educación están lejos de llegar al nivel de la economía del país. Cuando el Gobierno anunció que organizaríamos el Mundial dijo que el 90% vendría de empresas privadas y el resto del Estado. Desgraciadamente ahora vemos que el 100% viene de dinero público”.

La FIFA manda y el Gobierno brasileño obedece. Prueba de ello es que una de las condiciones para organizar el Mundial era la de permitir al organismo internacional no pagar impuestos durante cinco años. De esta forma la FIFA puede comercializar productos, contratar personal y hacer negocios sin aportar nada a las arcas del Estado.

“Para la FIFA y para el mundo del fútbol tendría que ser un honor organizar un Mundial en Brasil. Por desgracia, muchos políticos brasileños tienen al organismo como un dios porque consideran que les está haciendo un favor. La FIFA ha venido aquí sin un euro y se irán con mil millones como mínimo”, añadía Romario.

Ricardo Trade no comparte las opiniones de Romario. La persona responsable de dirigir el Comité Organizador de la Copa del Mundo, Ricardo Trade, cree que los brasileños notarán los beneficios que traerá el Mundial.

“Si piensa que Brasil podría haber esperado veinte años más para tener toda esta infraestructura entenderá las mejoras. El Gobierno adelanta las obras por la Copa del Mundo y considera que dentro de poco la gente se beneficiará de este evento. Sentirán la diferencia y que sus vidas mejorarán. Además, el Mundial es importante para la imágen en el exterior del país. Brasil recibe menos turistas al año, como país, que París, que es una ciudad. Si demostramos la calidad de nuestros aeropuertos, de nuestro transporte público, de hoteles y restaurantes estoy seguro de que la gente volverá con sus familias. Eso fue el mérito de Sudáfrica. Ahora mucha gente visita el país y antes ni se lo había imaginado. Creo que ese turismo masivo impulsará nuestra economía porque somos muy buenos en el sector servicios. Los brasileños se darán cuenta de que la Copa del Mundo traerá trabajo, infraestructuras y recursos para el país”, concluye Trade.