Última hora

Leyendo ahora:

Los suburbios sudafricanos, lejos de los objetivos de igualdad e integración soñados por Mandela


Sudáfrica

Los suburbios sudafricanos, lejos de los objetivos de igualdad e integración soñados por Mandela

Hileras de chabolas y jóvenes ociosos. Un paisaje típico en el municipio de Alexandra, cerca de Johanesburgo.
Este lugar no se ha beneficiado tanto de los años postapartheid como el famoso Soweto.
El desempleo es enorme y las infraestructuras y los servicios escasean, una prueba más de la creciente brecha entre ricos y pobres en Sudáfrica

Sin embargo, la población se sigue enorgulleciendo de lo que queda del legado de Mandela, por ejemplo, una casa donde solía esconderse cuando luchaba contra el apartheid antes de su detención.
Desde entonces, Martha vive justo al lado. Recuerda como temblaba por sus hijos que participaron en los disturbios estudiantiles de 1976.

Martha Clearens Letsoalo. Pensionista:
“Nelson Mandela significa todo para nosotros. Aún le amamos y aún le necesitamos”

Su nieto Tumi es un referente para los jóvenes. Dirige un gimnasio, y a base de tesón se ha hecho un nombre en el mundo del culturismo. Pero su principal preocupación es facilitar a los jóvenes el acceso al deporte. Es su manera de trabajar por la igualdad de oportunidades y luchar contra la exclusión. Las puertas de este gimnasio también están abiertas para los enfermos de sida y para las personas con discapacidades. Su prioridad es mantener a los jóvenes fuera de las calles, donde los niveles de criminalidad aumentan sin cesar.

Tumi Masite. Líder de la comunidad juvenil:
“Ya no hay deporte en las escuelas, los profesores no motivan a los niños para que se mantengan alejados de las drogas y del alcohol. Mi inspiración y la inspiración para todo el gimnasio es él. Mi deseo un día es ser como él. Conseguir que la gente adopte un estilo de vida saludable puede ser muy positivo.”

El museo del Patrimonio, abandonado a medio construir, es la mejor ejemplo de la falta de servicios. En 2003 se destinaron más de cien millones de euros para la renovación del municipio, pero los habitantes denuncian que el dinero se perdió en el mar de la corrupción…

Cuando terminó el apartheid, Frans pudo abrir su tienda en 1994. Madiba, dice, devolvió a los sudafricanos la libertad. Pero falta mucho por hacer para que la mayoría logre los objetivos fijados por Mandela…

Frans Kekana. Comerciante:
“El dinero es el dinero, porque la libertad no se come. Necesito dinero para comer, y para tener dinero tengo que trabajar. Lo que hay que hacer ahora es dar poder a los ciudadanos”

El municipio de Alexandra refleja sin duda las paradojas de la sociedad sudafricana: orgullosa de la libertad recobrada y del legado de tolerancia que ha dejado Mandela, pero minada por problemas sociales y económicos que siguen marginando a gran parte de la población negra”

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

Traducción automática

Traducción automática

siguiente artículo

internacionales

Hisséne Habré comparece ante el Tribunal Especial que le juzgará por crímenes contra la humanidad