Última hora

Última hora

Las dudas se ciernen sobre el futuro monarca de Bélgica

Leyendo ahora:

Las dudas se ciernen sobre el futuro monarca de Bélgica

Tamaño de texto Aa Aa

Dentro de poco más de quince días el príncipe Felipe se convertirá en el rey de todos los belgas.

El primogénito de Alberto II sucederá en el trono al monarca que ha reinado durante los últimos veinte años y que abdicará oficialmente el día nacional de Bélgica.

“Soy consciente de las responsabilidades que tengo y seguiré dedicándome a la tarea con todo mi corazón”, decía el futuro monarca.

Tras el sorprendente anuncio la prensa local da muestras de la incertidumbre que reina en un país dividido entre flamencos y valones. La calle se pregunta si el príncipe de 53 años podrá representar a todos los belgas.

“Creo que será capaz de hacer buenas cosas, de representar a Bélgica tanto a nivel nacional como en el exterior”, apuntaba una vecina de Bruselas.

El primogénito del rey Alberto II es más tímido que su padre y lleva años representando desde la Casa del Príncipe la imagen de su país en el extranjero.

“Creo que se va a poner muy rápido el uniforme real. Además está mucho más preparado de lo que lo estaba su padre Alberto II en 1993. En esa época estábamos en medio de la cuarta reforma del Estado, era el principio de las comunidades y de las regiones. Bélgica se convertía en un auténtico estado federal. Llevamos 20 años con ese modelo y el príncipe Felipe ha tenido todo el tiempo para acostumbrarse”, decía el experto en monarquías, Thomas de Bergeyck.

La duda que tienen muchos analistas es si el futuro monarca será visto como un legítimo soberano por los nacionalistas flamenco.