Última hora

Última hora

Los Hermanos Musulmanes y el Ejército: 60 años de pugna por el poder

Leyendo ahora:

Los Hermanos Musulmanes y el Ejército: 60 años de pugna por el poder

Tamaño de texto Aa Aa

Riad Muasses. euronews
Tras los últimos acontecimientos que ha vivido Egipto, la intervención del Ejército en la vida política y la destitución de Mohamed Mursi, hablamos con nuestro corresponsal en El Cairo, Mohamed Shaikhibrahim.

Mohamed ¿qué ambiente hay en el país tras la destitución de Mursi?

Mohammed Shaikhibrahim. euronews:
El Consejo Militar decidió anoche que el presidente del Tribunal Constitucional Supremo será quien asuma provisionalmente la Presidencia de Egipto. La noticia se vive aquí, en El Cairo pero también en otras ciudades del país con alegría…se festeja la llamada “revolución correctiva”.

Riad Muasses. euronews:
Los grandes actores internacionales quieren que la democracia vuelva a Egipto, ¿crees que es factible?

Mohammed Shaikhibrahim. euronews:
El Consejo Militar asegura que no intentará hacerse con el poder y que no tiene intenciones políticas. Asegura que su única intención es evitar los baños de sangre y calmar la situación en Egipto. Hoy el presidente del Consejo Constitucional ha prestado juramento como presidente interino y espera formar Gobierno cuanto antes.

Riad Muasses. euronews:
En caso de nuevas elecciones anticipadas en Egipto ¿crees que hay posibilidades de que los Hermanos Musulmanes vuelvan al poder?

Mohammed Shaikhibrahim. euronews:
Los Hermanos Musulmanes dicen que quieren permanecer en la escena política, es al menos lo que creemos después de haberles visitado ayer en la mezquita de Rabia Adawia. Aseguran que van a resistir hasta el final y consideran que la decisión del Consejo Militar no es válida.

Riad Muasses. euronews:
Sí, pero en caso de elecciones anticipadas, ¿podrían ganar los Hermanos Musulmanes?

Mohammed Shaikhibrahim. euronews:
Es la pregunta que voy a transmitir a nuestro invitado, el analista político Saad Hajras, pero antes, veamos este reportaje elaborado por nuestra redacción.

Cuando juró su cargo tras ganar las primeras elecciones libres de Egipto, Mohamed Mursi estaba lejos de imaginar que sería destituido sin miramientos un año después.

Ese 30 de junio Mursi se convertía en el primer presidente civil del país más grande del mundo árabe.

Pero Mursi representa también la única fuerza estructurada del país junto con el Ejército: la cofradía de los Hermanos Musulmanes

El golpe de Estado del Ejército que ha desbancado al único presidente de Egipto que ha tenido la Hermandad, ha sido un golpe duro y un capítulo más en la vieja lucha entre los islamistas y los militares, una larga historia de enemistad que se remonta a 1952. Pocos son los miembros de la cofradía que no han pasado por las cárceles egipcias antes de la revolución.

Al principio de ésta, los Hermanos Musulmanes no participaron en las manifestaciones contra Mubarak, aunque durante su régimen la hermandad fue apartada de la vida política.

Cuando posteriormente se sumaron a las protestas, se encontraron en el mismo campo que el Ejército, que por su parte se solidarizó con la población desde el principio de la revuelta.

Para el Ejército, que quiere mantener a todo precio sus prerrogativas, mantener el apoyo de la población es esencial. Fueron ellos quienes forzaron la dimisión de Mubarak y tomaron las riendas del poder durante el periodo de transición…una transición demasiado larga para la población, que acabó reclamando la retirada Ejército y la organización de elecciones presidenciales.

Mursi llegó al poder en ese contexto de tensión seis meses más tarde. Y aunque en principio su margen de maniobra no parecía enorme, desde el primer momento tomó decisiones importantes y simbólicas, como retirar al todopoderoso mariscal Husein Tantaui, que había dirigido las Fuerzas Armadas desde 1991. En su lugar escoge a Abdel Fatah al Sisi, un militar mucho más joven que todos sus antecesores.

Pero Mursi deja intactos los privilegios de su viejo enemigo y sus relaciones con el Ejército siguen siendo básicamente una mezcla de pulso y de entente más bien poco cordial.

Por eso, cuando el presidente empieza a perder la batalla en el terreno social y comienzan las manifestaciones, el Ejército levanta barricadas alrededor del Palacio presidencial en teoría para protegerle pero sobre todo para marcar el terreno y reafirmarse como el único garante de la voluntad del pueblo.

Mohammed Shaikihibrahim, euronews:
Está con nosotros el analista político Saad Hajras ¿Cómo ve la situación en Egipto?

Saad Hajras:
Es una gran revolución en todos los sentidos, por su dimensión y porque no creo que la humanidad haya visto antes una demostración como esta. Treinta y tres millones de egipcios salieron a la calle en todo el país para reclamar libertad. En esta revolución las reivindicaciones estaban claras, en comparación con la revolución del 25 de enero en la que sólo se quería una cosa: la salida de Mubarak. Ahora, además de pedir que Mursi se fuera, había otras demandas, las mismas demandas que el general al Sisi expuso en su discurso. Creo que esta es una nueva etapa para la política egipcia, que el país ha cambiado de rumbo… y ese camino nos llevará a convertirnos en un estado democrático moderno.

Mohammed Shaikihibrahim, euronews:
¿Qué futuro político tienen los Hermanos Musulmanes en Egipto?

Saad Hajras:
Los Hermanos Musulmanes no han sido excluidos de la política egipcia. El partido se enfrenta a una elección histórica: o interpreta lo ocurrido de forma correcta o continúa viéndolo como un golpe de estado, algo que no es cierto. Sólo hay que ver las imágenes difundidas por las televisiones de todo el mundo, con millones de personas en la calle. Todo esto no tienen nada que ver con un golpe de estado.

Mohamed Shaikihibrahim, euronews:
Pero muchos Hermanos Musulmanes han sido detenidos y eso afecta a su futuro político.

Saad Hajras:
Esas detenciones no tienen una motivación política sino criminal. Como usted sabe, mucha gente ha sido asesinada frente a la Universidad de El Cairo y en otros lugares de Egipto. En su comunicado, el general al Sisi dijo claramente que ningún partido político será excluido, tampoco los Hermanos Musulmanes.