Última hora

Última hora

Música y belleza en la Toscana

Leyendo ahora:

Música y belleza en la Toscana

Tamaño de texto Aa Aa

Espectaculares jardines, una espléndida casa de campo, La Foce, con una historia fascinante y la belleza de la campiña toscana transformada gracias al trabajo duro del hombre. Este es el marco del festival de música “Encuentros en la Tierra de Siena”, que este año celebra su 25 aniversario.

En la inauguración, algunos de los fragmentos para piano de la última producción de Rossini. Su belleza se realza con el toque elegante de Marco Marzocchi.

Arte y música han estado siempre presentes en la familia Origo, creadora de este festival. Benedetta es la presidenta y la hija de la escritora Iris Origo, que fue amiga, entre otros, del gran violinista Yehudi Menuhin.

“Mi madre y Yehudi estaban sentados cerca en una cena en Roma. Y él había leído su libro ‘Guerra en Val D’orcia’ y quería que mi madre le contara qué había sido de nuestra niñera Marie. A través de ella y de Yehudi conocí a mi marido, Alberto. Él fue alumno de Yehudi y vinieron aquí a la Foce.Y así fue como nos conocimos y nos enamoramos”, dice Benedetta.

Y de aquella unión nació Antonio Lysy, gran violonchelista, ganador de un premio Grammy y director artístico del festival.

“Cada vez que Antonio venía de vacaciones sacaba el violonchelo y lo tocaba en el patio, cerca de Castelluccio y siempre decía : ‘esto tiene una acústica fantástica, habría que hacer un concierto aquí. Cuando tenía unos 20 años decidió invitar aquí a sus compañeros de clase y a sus amigos a pasar las vacaciones. ¿Y qué eran las vacacionse para ellos?. ¡Música, siempre!. Lo mejor para un músico es poder tocar música”, asegura Benedetta.

El festival se celebra en La Foce y en los lugares históricos y artísticos que hay a su alrededor. Comenzó un año después de la muerte de Origo. La escritora y su marido adquirieron la propiedad a principios de los años veinte y trabajaron mucho para transformar el paisaje y mejorar las condiciones de vida de la población local.

“Había que recuperar la tierra, construir presas, lagos, caminos. ¡Se tenía que construir todo!. De esto se ocupó mi abuelo Antonio. Mi abuela Iris construyó un pequeño ambulatorio, una escuela. Durante la guerra construyeron una casa para acoger a niños desalojados, como estos que están detrás de mi, felices y regordetes”, explica Katia Lysy, nieta de Iris Origo.

Iris Origo escribio varios libros, entre ellos el famoso ‘Guerra en Val D’orcia’. El director y compositor Francesco Cilluffo ha compuesto un ciclo de canciones para homenajear su trabajo y su personalidad.

“Iris Origo consigue identificar la ensencia del pueblo italiano. Al final en su diario de guerra dice: ‘Solo veo desolación a mi alrededor pero estas personas tienen la capacidad de arremangarse y trabajar duro para reconstruir todo esto desde cero’. Su libro y mi pieza terminan con esta frase: ‘La muerte y la destrucción nos han visitado, pero se empieza a respirar esperanza’”, dice Cilluffo.

Esperanza, belleza, como evidencia este espléndido jardín y el festival, que es símbolo perfecto de la continuidad…

“Este valle está de nuevo vivo”, responde la nieta.

“Había mucho ambiente en el jardín, de creación, de cultura. Como hoy, espero”, finaliza la hija de la escritora.

Usted ha escuchado los fragmentos de las siguientes piezas:

“Un rien” Nr. 8, en do mayor y “Prélude soi-disant dramatique” en Fa sostenido mayor, de Gioachino Rossini; Marco Marzocchi al piano. “El gran tango para violonchelo, piano y cuerda”, de Astor Piazzolla y José Bragato, con Antonio Lysy tocando el violonchelo.

El festival de música “Encuentros en la Tierra de Siena” tiene lugar del 19 al 28 de julio en el sur de la Toscana.