Última hora

Última hora

Las cuentas falsas de la campaña de Sarkozy complican su regreso a la política

Leyendo ahora:

Las cuentas falsas de la campaña de Sarkozy complican su regreso a la política

Tamaño de texto Aa Aa

El Consejo Constitucional ratifica que Nicolas Sarkozy gastó más de lo permitido en la campaña electoral de 2012.

Hace seis meses el organismo de supervisión de campañas electorales detectó que el gasto de varios sondeos de opinión, un mítin o la publicación de folletos, no habían sido anotados en las cuentas que hizo el UMP.

El partido conservador queda aún más sumido en una complicada situación financiera, porque debe devolver casi 11 millones de euros al estado, que pretenden conseguir en parte de los bolsillos de los ciudadanos, tal y como ha dicho su actual líder, Jean-François Copé:

“Hago una llamada a los franceses, que no necesariamente comparten todas nuestras ideas pero que consideran indispensable, vital, que un gran partido de centro-derecha trabaje en preparar el futuro de los niños franceses, para que respondan a la suscripción nacional que estamos lanzando”

El caso también complica la posible vuelta de Sarkozy a la política. Porque además, como ex presidente que es, es uno de los doce integrantes del Consejo Constitucional que ha fallado en contra de su partido.

El ex primer ministro francés ha anunciado que renuncia a ser miembro de esta institución, algo que en principio, no está permitido.

Los socialistas, también en horas bajas, están tratando de aprovecha este nuevo traspiés de la oposición:

“Se hablaba de cuentas trucadas en el presupuesto de la campaña electoral. Y ahora también se ha rechazado este presuusto. Así que quienes dicen cuáles son las leyes en esta materia, y los que verifican que éstas se cumplan, han llegado a la misma conclusión.”, ha dicho el jefe de las filas socialistas, Bruno Le Roux.

En Francia la financiación electoral está restringida, tampoco se permiten las grandes donaciones y el Estado subvenciona los gastos de campaña.

Los problemas judiciales rodean a Sarkozy, también investigado por la financiación de la campaña electoral de 2007.