Última hora

Última hora

Las mujeres, mártires olvidadas de la plaza Tahrir

Leyendo ahora:

Las mujeres, mártires olvidadas de la plaza Tahrir

Tamaño de texto Aa Aa

Las mujeres han sufrido como nunca durante las manifestaciones que han provocado la caída del poder islamista. Las organizaciones egipcias que luchan contra el acoso sexual tienen noticia de un centenar de agresiones, registradas entre el 28 de junio y el 2 de julio en la célebre plaza de El Cairo.

Son las víctimas olvidadas de la plaza Tahrir.

Los testimonios recogidos por Human Rights Watch (HRW) confirman idéntico modus operandi. “Formaron un círculo muy estrecho a mi alrededor. Entonces, empezaron a mover sus manos por todo mi cuerpo. Me tocaron por todas partes, violaron cada poro de mi piel. Me quedé tan traumatizada que solamente gritaba, no podía ni hablar, ni pedir ayuda, solamente gritar”, explica Hania Moheeb.

La experiencia de Yasmine El-Baramawy fue de una violencia extrema: “Llegó un coche, se aprovecharon de que me había caído al suelo y me pillaron el pelo. Me cogieron, me dieron la vuelta, me levantaron las piernas y me violaron a su antojo”.

Hasta la fecha, ninguno de los violadores ha sido detenido.

Desde la Primavera Árabe de 2011, todos los gobiernos, desde Mubarak a Mursi pasando por los militares han cerrado los ojos ante unos hechos cada vez más frecuentes e impunes.

El discurso político dominante imputa la responsabilidad de estas agresiones a las propias víctimas. Hasta el punto de que un miembro del Comité de los Derechos Humanos del Parlamento egipcio llegó a decir que las mujeres “son responsables al 100%” al exponerse a estas situaciones.

Un discurso anclado en las mentalidades: “No es una buena costumbre, es un error, pero ellas nos llevan a esto. Por la forma en la que visten, en la que caminan, por todo. Ellas provocan que los hombres egipcios hagamos esto”, señala un joven cairota.

Ante el desinterés de las autoridades, las asociaciones que luchan por las libertades públicas han reclutado hombres para proteger a las mujeres. Son los llamados Guardaespaldas de Tahrir, a quienes vemos con los chalecos reflectantes, que a menudo se ven desbordados. Además se organizan cursos de autodefensa.

Según diversas organizaciones no gubernamentales, un 83% de las mujeres sufren diariamente algún tipo de acoso sexual en Egipto.