Última hora

Última hora

Sentimientos desbordados ante el hospital en el que está ingresado Mandela

Leyendo ahora:

Sentimientos desbordados ante el hospital en el que está ingresado Mandela

Tamaño de texto Aa Aa

Esta pared está llena de dedicatorias, quizás uno de los últimos símbolos de la unidad que Mandela logró en su país. Aunque para la tradición sudafricana resulta desconsiderado hablar de la muerte de alguien antes de que esto ocurra, muchos se acercan hasta aquí para reflexionar por unos instantes sobre la vida y la obra de Madiba.

“Este hombre, Mandela no es un hombre corriente y esto es lo que pedímos a nuestros líderes que sean como Mandela”, comenta Pascal Wiso, llegado desde la República Democrática del Congo para rendir homenaje a Mandela.

Una vecina de Pretoria, Sarie Venter, dice: “Espero que nos traiga paz y confianza para seguir adelante, para compartirlo con los demás no solo con nosotros mismos y que podamos continuar con su legado”.

Decenas de personas siguen apostadas, junto a la prensa, ante el hospital de Pretoria en el que Nelson Mandela está ingresado. Desde hace cuatro semanas ciudadanos anónimos, no solo sudafricanos sino de todo el mundo empiezan a plantearse interrogantes sobre el futuro: “Espero que haya unidad, para todo el mundo. Sí, unidad y que su memoria y su legado nos acompañen”, explica Sithandwa Mpama, de la provincia sudafricana del Estado Libre.

Otro sudafricano, Steve Magoro se muestra esperanzado: “Estamos preocupados por el futuro, por su legado pero no sabemos qué pasará. Él ha luchado por la paz y la libertad. Y sí estoy algo preocupado pero esperamos que la paz y la libertad sigan reinando en nuestra nación, y que la economía del país crezca. Así que esperamos que todo vaya bien, que tengamos un futuro mejor”.

Valérie Gauriat, euronews:

Día tras día, la emoción es más fuerte a las puertas de este hospital de Pretoria. Pese a que Nelson Mandela se retiró hace tiempo de la vida política muchos aquí se resisten a perder a quien consideran como su protector. Temen que después de Mandela, nadie sea capaz de hacer frente a los males que sufre la ‘nación arcoíris’.